jueves, 19 de julio de 2018

Portada

Publicidad

“Trabajar hasta las cuatro de la mañana es del Pleistoceno” y otras afirmaciones sobre la situación de los sexos en las agencias

Durante el CdeC también se celebró una mesa redonda en torno a la equidad

Abril 2018

Un juego de cartas (unas que planteaban preguntas y otras, respuestas, todas proyectadas en el escenario del Kursaal) sirvió como fórmula para plantear un debate sobre algunas de las cuestiones que actualmente afectan a las profesionales (y más en concreto a las creativas) en las agencias de publicidad.

Organizado por el CdeC y la plataforma Más Mujeres Creativas (MMC), tomaron parte en el mismo Mónica Moro, director general creativa de McCann; Chacho Puebla, director general creativo de Lola MullenLowe; Laura Sampedro, directora creativa de Wieden + Kennedy Londres, y Guille Viglione, presidente de Dimensión. Lo moderó Emma Pueyo, creativa y miembro de MMC -que al comienzo de la sesión informó a la audiencia de que los dos hijos de Laura Sampedro se habían quedado al cuidado de su padre en Londres; no supimos, sin embargo, qué era de los hijos de los demás participantes-.

La escasez de mujeres al frente de departamentos creativos, las dificultades y conveniencia de la conciliación y la brecha salarial fueron los temas sobre los que dio tiempo a conversar. A continuación, algunas de las cosas que se dijeron sobre cada uno de ellos. Muestran un acuerdo bastante general, aunque también hubo matices.

  • ¿Por qué hay pocas líderes creativas en las agencias?

Mónica Moro: “Hay muchas respuestas a este tema y no se sabe cuál es la acertada. Aunque menos que en otras funciones, cuando la gente entra en la agencia hay muchas mujeres en creatividad, pero eso no tiene un reflejo al cabo del tiempo en los niveles directivos. Hay que reconocer que los departamentos creativos han sido un club de machos, y que los hombres, cuando están en posiciones de poder, se sienten más cómodos rodeados de otros hombres. No es por nada malo, no se trata de plantearlo como una batalla, pero es así”.

“El trabajo es la herramienta de las mujeres para avanzar en los departamentos creativos, es la carta de presentación”.

Laura Sampedro: “Es un tema muy complejo pero hay algo en ello que tiene que ver con la cultura y con la maternidad. Hay menos chicas que empiezan; es un trabajo que parece menos propio de mujeres”.

Mónica Moro: “El liderazgo exige esfuerzo en cualquier profesión, y la nuestra a veces expulsa a la gente porque no quiere seguir el ritmo. Es un poco despiadada e injusta”.

Guille Viglione: “Nunca he fichado a hombres o a mujeres, sino a las personas que he considerado adecuadas. Las mujeres tienen que tener las mismas oportunidades que los hombres, pero no de ser directivas, porque el intentar serlo es una opción personal. Y hay muchas razones por las que un hombre o una mujer no llegan a ese nivel”.

  • ¿Es posible una mejor conciliación de vida laboral y personal?

Chacho Puebla: “¿Qué es la conciliación? Creo que se trata de trabajar con más efectividad. La maternidad saca del juego muchas veces a las mujeres y una de las medidas posibles es la equiparación de las bajas por tener un hijo. En cualquier caso, trabajar mucho no puede ser criticable”.

Mónica Moro: “Yo trabajaba mucho, hubo una época en la que prácticamente vivía en la agencia. Pero la maternidad me obligó a reordenarme. Llego a la agencia a las nueve y a las siete y media me voy, y ya son horas. Y se puede trabajar así, estamos aprendiendo a ser más eficientes. Además, este tipo de actitudes se contagian. Antes había un punto en que a las compañeras que tenían hijos y tenían que marcharse para atenderlos les daba apuro, era algo como vergonzante, y eso no puede ser. Hay que promover en la agencia una vida más ordenada, mejor y más moderna. ¡Trabajar hasta las 04:00 de la mañana es como del Pleistoceno!”.

Guille Viglione: “Hay en las agencias una nueva generación de profesionales que aspira a una nueva forma de trabajar, pero nosotros pertenecemos a otra que hemos hecho de la publicidad una forma de vida y hemos estado muy a gusto trabajando como lo hemos hecho. Nunca he sentido que los hijos me imposibilitaran hacer bien mi trabajo [Antes de decir esto, Viglione había explicado una serie de circunstancias personales que habían hecho su vida familiar más compleja]. Cada casa es un mundo y no podemos echar la culpa de la situación exclusivamente al hecho de que las mujeres tengáis útero y los hombres, no”.

Laura Sampedro: “Sea como sea, la realidad es que la maternidad frena la carrera de las mujeres. (…) En Wieden & Kennedy se han tomado medidas que propicien una mejor conciliación para todos. Se entiende que si se consigue eso las personas harán un mejor trabajo, porque tendrás más tiempo para disfrutar de los estímulos culturales y sociales de la vida fuera de la agencia”.

Mónica Moro: “El cliente tiene que ordenarse también. Ha de entender que no podemos estar conectados veinticuatro/siete. Y además no nos pagan como para eso”.

Gulle Viglione: “Tenemos que gestionar la complejidad y además con menos dinero del que nos pagaban en otras épocas. Por otra parte, si hubiéramos dado a los anunciantes exclusivamente lo que nos han pedido no seríamos la industria cultural que somos”.

Laura Sampedro: “Todo este tipo de cuestiones hacen que la publicidad tenga problemas actualmente para atraer y retener el talento. En realidad somos una industria algo obsoleta, todos vamos con zapatillas pero no somos tan modernos y hay muchas otras industrias que pueden ser más atractivas ahora para el talento creativo joven”.

  • Sobre la brecha salarial

Mónica Moro: “Es muy difícil medirla en una actividad como la nuestra en la que es difícil cuantificar el trabajo, no somos una cadena de montaje. Por otra parte, las mujeres negociamos mal. Hay estudios que han mostrado que tendemos a pensar que siempre podemos hacer mejor nuestro trabajo, mientras que los hombres piensan que son los mejores en lo suyo y merecen más. El síndrome del impostor está más extendido entre las mujeres”.

Laura Sampedro: “El trabajo creativo exige un nivel de autoconfianza que está menos extendido entre las mujeres. Y eso, a su vez, hace que haya menos líderes creativas y menos referencias para las que empiezan. Por otra parte, y por proponer una medida concreta, creo que las agencias tendrían que publicar sus datos de brecha salarial y que el sector supiera dónde está cada una en este terreno”.

Accede al microsite del CdeC 2018



Volver al especial del festival.

Publicidad

extra1