• Las promociones se visten de RSC

    La marca de la distribución no perdona.  Aquellas pocas categorías en las que no entra  o en las que su cuota no es relevante es, sencillamente, porque se le resisten (cada vez son menos, todo sea dicho). Está...

  • La marca de la distribución no perdona.  Aquellas pocas categorías en las que no entra  o en las que su cuota no es relevante es, sencillamente, porque se le resisten (cada vez son menos, todo sea dicho). Está claro que la mejor receta para hacerle frente a medio plazo es el branding, pero no todos los fabricantes disponen del tiempo necesario. Para otros incluso  me atrevería a decir que es demasiado tarde: una vez que tu consumidor prueba la marca de la distribución,  y queda satisfecho con la experiencia,  resulta complejo traerle de nuevo al redil. Justamente por eso la distribución pone tanto empeño en garantizar que el producto que pone en circulación para competir,  iguala o supera la experiencia del original (o de la mejor de las private brands). Saben que se la juegan a una carta. Mientras se dirime el resultado de la batalla en cada categoría, el recurso a la promoción se presenta como una solución que,  en muchos casos,  ha conseguido que la MDD sea simplemente una vía de agua, achicable, que no amenaza con hundir el barco. Y, claro, a medida que el recurso a esta estrategia se hace más habitual, también más difícil se torna seducir al consumidor con una promoción que le resulte […]

      • Autor
      • victor gil martil