• De la repetición a la consistencia

    Cada vez es menos difícil percibir que lo que hoy llamamos, con cierto desprecio, publicidad tradicional no fue más que una breve excepción de feliz simplicidad irrepetible. Durante unos pocos años, cuarenta o...

  • Cada vez es menos difícil percibir que lo que hoy llamamos, con cierto desprecio, publicidad tradicional no fue más que una breve excepción de feliz simplicidad irrepetible. Durante unos pocos años, cuarenta o cincuenta, la ilusión de una audiencia masiva, de un espectador global y atento, fue cierta. Esa etapa nos ha dejado en herencia una larga lista de hábitos y de conceptos de los que poco a poco debemos irnos desembarazando, por nuestro bien. Hoy me gustaría hablar de uno de ellos, vital, importante: la repetición. Parece claro que aprendemos gracias a ella, gracias a repetir gestos, hábitos, lecciones, rutinas, experiencias. Me lo han explicado algunas veces pero me cuesta comprenderlo: si no he entendido mal la repetición provoca contactos neuronales que terminan por fijar en nuestro cerebro determinadas cosas. Es así como los niños crecen. La repetición también ha sido, y es, fundamental para la construcción de marcas. En ella está basada nuestra manera de entender la comunicación comercial. La preeminencia de la televisión durante unas pocas décadas permitió una forma abusiva y muy eficaz de repetición, poco sutil es cierto. Muchas marcas, las más importantes, se han construido a base de explicar siempre lo mismo a todo el mundo, todo el rato. Bueno o malo. Bien o […]

      • Autor
      • elpampu@terra.es