• 17 de Septiembre

    Decía ayer el comentarista borre si al hablar de hiperexigentes consumidores de verdad me refería a los españoles…. Hombre, borre, histórico de tragar carros y carretas ya tenemos, ya, pero con el paso del...

  • Decía ayer el comentarista borre si al hablar de hiperexigentes consumidores de verdad me refería a los españoles…. Hombre, borre, histórico de tragar carros y carretas ya tenemos, ya, pero con el paso del tiempo y las tecnologías nos estamos convirtiendo en una panda de culos inquietos, fieles a bien pocas cosas salvo a la optimización del contenido de nuestro bolsillo para conseguir todo lo que deseamos, que es bastante más de lo que deseaban nuestros mayores. Eso sí: a lo que somos fieles, somos muy fieles, que el mundo está muy revuelto y a algo hay que agarrarse… Ahora mismo los tecnológicos tienen una fuerte presión para seguir el hilo de la tecnología y sus avances sin perder a la larga cola de consumidores que no van en cabeza de la innovación. Todo ello en un escenario de competencia feroz y retornos decrecientes mientras los antiguos proveedores de telecomunicaciones dejan incluso de ser proveedores de servicios de comunicaciones para entrar en la bonita categoría de los proveedores de servicios vitales, es decir, de servicios para su vida. La navaja suiza del siglo XXI, esa cosita con botones y pantalla que tienen ustedes siempre a menos de un metro de distancia es la clave: clave porque por ahí (y no […]

      • Autor
      • Jaime Agulló Amorós