• 24 de Septiembre

    Qué hermoso momento el digital. Habemus un libro que recoge lo mínimo a lo que estamos dispuestos a sumarnos todos: no es poco y, además, no es especialmente habitual en la medición digital, así que la cosa...

  • Qué hermoso momento el digital. Habemus un libro que recoge lo mínimo a lo que estamos dispuestos a sumarnos todos: no es poco y, además, no es especialmente habitual en la medición digital, así que la cosa promete emociones fuertes. Esperemos. Ya saben: en estas cosas del consenso del mercado lo importante es lo que el mercado diga, así que, amigos del mercado, no se vuelvan muditos y sean ambiciosos. Nos lo exige todo: nuestros clientes, nuestras compañías, nuestra tradición y, si me apuran, nuestro futuro. Porque, reflexiona uno, ¿vamos a migrar 8.000 millones de inversióna  un status de mayoría digital -frente a la actual minoría digital- dejando atrás los usos y costumbres que han hecho a este mercado un mercado avanzado, sofisticado y exigente…? Esperemos que no: seguramente en algunos anunciantes se nos cobraría un fuerte peaje por ello -en otros no, no nos engañemos- al margen de que para el valor añadido de los intermediarios publicitarios la cosa sería venenosa. Es la hora de los pasos adelante, amigos. Séanme quijotes por un rato, pero no se engañen: detrás de todo quijote siempre debe haber un sancho calculando beneficios. Hagan cuentas.

      • Autor
      • Jaime Agulló Amorós