• Walt Disney está congelado y punto.

    Para mi desgracia o no, pertenezco a una generación que creció pensando que Walt Disney estaba congelado. Reconozco que nunca me pareció una cosa tan rara; le imaginaba con un traje de los años sesenta, gris...

  • Para mi desgracia o no, pertenezco a una generación que creció pensando que Walt Disney estaba congelado. Reconozco que nunca me pareció una cosa tan rara; le imaginaba con un traje de los años sesenta, gris marengo, de solapa estrecha y con una expresión irónica de esto no se acaba aquí, amiguitos. Quizá Pluto también esté crionizado y permanezca a su lado en una cápsula hermética esperando que llegue el día en que pueda volver a lamer la cara de su amo. A lo que voy es a que Disney, como compañía líder mundial en el sector del entretenimiento, merece mis respetos. Si vendes magia es una sabia decisión empresarial difundir el rumor de que tu fundador permanecerá congelado hasta que se descubra la cura para el cáncer de pulmón. Bravo. La magia existe. ¿Por qué nos parece esto tan raro comparado con que el dueño de una fábrica de coches conduzca uno de su propia marca? Se trata de aplicar la lógica a tu negocio y crecer por el camino que te marcan tus valores. Nada más. Mi relación con Disney arranca en un día de invierno sobre el regazo de mi madre, habíamos ido a un cine de la Gran Vía a ver Bambi; yo tenía tres años […]

      • Autor
      • luisacebesnavarro@gmail.com