• 4 de Diciembre

    Manifiesto va y manifiesto viene, la semana acaba con un bonito momento ponzoña que enreda lo digital sin remedio. ¿Ven? Tanto confiar en Twitter para derribar a los ayatollas iraníes y va a resultar que lo...

  • Manifiesto va y manifiesto viene, la semana acaba con un bonito momento ponzoña que enreda lo digital sin remedio. ¿Ven? Tanto confiar en Twitter para derribar a los ayatollas iraníes y va a resultar que lo que puede cargarse un asunto digital es a un gobierno democráticamente elegido. Está claro: nada como un buen garrote para seguir haciendo caja, ¿eh, mccoy? Y si no me creen observen los acontecimientos que rodean a mister Murdoch estos días. Está ese asunto algo oculto por todo el follón de los músicos, los blogueros y la seña ministra, pero atiendan a los titulares: Google admite que, a través suyo, uno acabe pagando. Uf. Pedazo garrote, mister Murdoch. Pero lo de volver a pagar por un trozo de información -no de opinión y tampoco de realidad fragmentada- pudiera ser solo el principio: me cuentan que hay por ahí quien se va a dejar unos buenos dineros en poner en marcha, a estas alturas del partido, una importante inversión en rotativas. Sí, sí, rotativas de las de imprimir papel. Santa Tecla bendita, cuánta audacia. Y les dejo: ojito con lo que hacen en estos días de Purísima Constitución… cualquier cosa menos el ñu, ya saben.

      • Autor
      • Jaime Agulló Amorós