• 13 de Enero

    Me voy a remontar al lunes pasado para contestar un comentario de Obsevator que se quedó en el aire -e imagino que desde entonces el pobre Observator no debe haber dormido-: no, no hay dobles sentidos en lo de...

  • Me voy a remontar al lunes pasado para contestar un comentario de Obsevator que se quedó en el aire -e imagino que desde entonces el pobre Observator no debe haber dormido-: no, no hay dobles sentidos en lo de Invictus. Por una vez la cosa es directa y sin trampa. Raro, ¿eh? ¿Están siguiendo con atención lo que ocurre por RTVE? Parece que no amaina la marejada en la tele pública, con salidas y movimientos casi sin descanso. Agotador para el más pintado, sobre todo si no se comparte lo de la sin publi pero se ha hecho un gran esfuerzo para comunicarlo. Qué pena. Andan las teles preocupadas por su futuro y, también, el mismo Ministerio de Industria, que ha encargado tomarle la temperatura al asunto de la TDT y, para ello, nada mejor que dos enfermeros como TNS y AIMC, que -en muy distintas magnitudes, eso sí- reciben encargos ministeriales para ir controlando cómo va la cosa digital en la tele. No lo olviden: estamos ahí mismo, a apenas dos meses y medio para que despidamos a la tele analógica. Parecía que no iba a llegar, ¿verdad? Todo llega.

      • Autor
      • Jaime Agulló Amorós