• 24 de Febrero

    Se me mesaban los cabellos los comentaristas de ayer. Pues sí: parece que somos caines hasta para los muertos todavía de cuerpo presente. Qué poca sesera. Como decía el comentarista delnombre enrevesado, si es...

  • Se me mesaban los cabellos los comentaristas de ayer. Pues sí: parece que somos caines hasta para los muertos todavía de cuerpo presente. Qué poca sesera. Como decía el comentarista delnombre enrevesado, si es que no pueden dejar de mangonear quienes necesitan mangonear para ser ellos. Bueno: ese comentarista también se nos puso artillero, pero esa es otra historia y no le voy a privar a nadie del placer de sorprender con una buena explosión pirotécnica: servidor, que cuando huele a pólvora quemada se le hacen los dedos mecheros, sabe que el arte de quemar pólvora merece discreción y factor sorpresa. Y viva Santa Bárbara, sobre todo cuando truena. Rayos y truenos los que resuenan por el mundo Google, sección adserving. Esas cosas raras que los chicos digitales suelen contar con mirada febril comienzan a tener una pinta cada día más parecida a un buen negocio para quien lo controla. Ya ven: si se convierte eso del adserving en un negocio controlado desde quien también va camino de controlar la analítica web y algunas otras cositas imprescindibles para manejarse en lo digital, sólo nos quedará esperar un ratito a que comience a sacar del mercado a los intermediarios prescindibles. Ríanse ustedes entonces de Sapin, Sarbanes-Oxley o De la Vega. Je. La […]

      • Autor
      • Jaime Agulló Amorós