• 20 de Abril

    Seguimos mirando al cielo, señores: vaya lío el que se nos ha montado. No lo duden: la situación traerá cola porque nos va a hacer pensar mucho acerca de la realidad y los riesgos de confiar en el transporte...

  • Seguimos mirando al cielo, señores: vaya lío el que se nos ha montado. No lo duden: la situación traerá cola porque nos va a hacer pensar mucho acerca de la realidad y los riesgos de confiar en el transporte aéreo para muchas muchas cosas. La sensación es la misma que experimentaron si alguna vez se han visto obligados a recorrer a pie un tramo de autopista: de repente, las señales e hitos que pasaban a nuestro lado como una exhalación toman unas dimensiones inesperadas, en distancia y en tamaño… Cuando se leen las noticias de estos días y se descubre a la gente volviendo a los tiempos de desplazamiento propios de hace un siglo -dos días para ir de Paris a Madrid, un día para atravesar Alemania, etc, etc- se descubre lo malacostumbrados que estamos todos. Pero así son las cosas: en estos días olvídense de volar a Londres o a cualquiera de esos aeródromos de la campiña inglesa que nos venden como Londres… si llegan a Paris, ya van bien. Cambiando de tercio, ¿han visto qué bonita reedición del clásico diálogo de Casablanca nos están ofreciendo desde UTECA…?: «qué vergüenza, he descubierto que aquí se bebe…» Ni el bueno de Claude Rains -el capitán de policía que no bebía Vichy- lo hubiese hecho mejor. Sin […]

      • Autor
      • Jaime Agulló Amorós