• 21 de Abril

    Más por menos. Esa es la ley del momento. Salvo que los volcanes se alíen para hacernos la puñeta, lo que manda es conseguir más por menos: como los usuarios de medios, que parece que están sacando más jugo...

  • Más por menos. Esa es la ley del momento. Salvo que los volcanes se alíen para hacernos la puñeta, lo que manda es conseguir más por menos: como los usuarios de medios, que parece que están sacando más jugo por menos dinero; como las grandes superficies que ofrecen despensas llenas, casas amuebladas o electrónica de todo tipo por menos de lo que usted se imagina; como los aviones, que vuelan más por menos dinero. Y en ese más por menos también entran en juego las cosas de la inversión publicitaria: más pasta por menos impacto es una ecuación también reconocible en determinadas políticas comerciales. La realidad manda. Pero el más por menos tiene sus límites, como bien saben quienes viven ese momento trascendental que supone en, pongamos, una agencia, preparar la oferta para el cliente. De aquellos máses vienen algunos de estos menos que ahora sufrimos. Y es que la ecuación más por menos tiene la mala pata de ser conmutativa: la lean en el sentido que la lean, den por seguro que acabarán ustedes -si no van listos- por estar en el lado malo de la misma. Al loro. Por cierto, hablando del lado malo de las cosas, ¿han visto que a nuestros vecinos franceses les toca huelga de quioscos vacíos…? Los diarios […]

      • Autor
      • Jaime Agulló Amorós