• 24 de Junio

    Felicidades Juanes y Juanas, es el día de San Juan, aunque este año sea cosa terrible pensar en cómo acabó la verbena -de hecho, ni empezó-. Gracias a los comentaristas y lectores que por varias vías,...

  • Felicidades Juanes y Juanas, es el día de San Juan, aunque este año sea cosa terrible pensar en cómo acabó la verbena -de hecho, ni empezó-. Gracias a los comentaristas y lectores que por varias vías, comentario incluido, felicitan y animan a este su seguro bloguero en su otra faceta, la de la cosa profesional. Ahí vamos, a la carrera. Las cosas se mueven: incluso se mueven deprisa. También se mueven insospechadamente, por el lado más inesperado e, incluso, sin venir a cuento. Viene esta reflexión al caso para que los defensores del inmovilismo se den cuenta de que tenemos todos una capacidad limitada de operar sobre el discurrir de las cosas, habida cuenta de que las cosas tienen una puñetera tendencia a ser dinámicas en el tiempo. En el extremo opuesto y siguiendo por libre la teoría del caos, digamos que no deben ustedes menospreciar los aleteos de mariposas. Pudiera ocurrir que un adecuado aleteo en el momento preciso llevase a que en lugar de salir carne saliese pescado: ojito con los inmovilismos, ojito con los aleteos (vengan de donde vengan). En todo momento inicial, luz, taquígrafos y una buena mosquitera para que los insectos no incordien. Así son estas cosas de lo consensual: inesperadas, incontrolables…

      • Autor
      • Jaime Agulló Amorós