• 22 de Octubre

    Ponga un fondo en un su vida. No, no uno de esos fondos inocuos con los que su sucursal le intenta trincar la pasta, sino uno de esos fondos que levantan empresas, imprimen carácter y, si hace falta, se hacen...

  • Ponga un fondo en un su vida. No, no uno de esos fondos inocuos con los que su sucursal le intenta trincar la pasta, sino uno de esos fondos que levantan empresas, imprimen carácter y, si hace falta, se hacen cargo del negocio. Viejo lugar común el de los salvamentos empresariales. Reclamar ayuda a quienes viven de esas necesidades tiene sus servidumbre: quien más quien menos, puede ocurrir que las lealtades no se valoren y sí el hilo directo. Al final el resultado suele ser el habitual: equipo de toda la vida que se busca otra vida y equipo nuevo que hace su vida de la provisionalidad de un rescate. Ejemplos hay ahora mismo con absoluta y rabiosa actualidad. Cojan el manual y verán como casi nada es nuevo y todo estaba escrito. Vamos, que si el pulpo que ustedes saben tuviese que decidir. claramente aprendería inglés. Por la cuenta que le trae.

      • Autor
      • Jaime Agulló Amorós