• 5 de Enero

    Qué fecha, oigan: ¿tienen ya listas la escalera y el paraguas…? ¿Cómo…? ¿Que para qué…? uuuy: ustedes no van a la Cabalgata. Si fueran, sabrían que la escalera garantiza palco sobre la multitud y el paraguas,...

  • Qué fecha, oigan: ¿tienen ya listas la escalera y el paraguas…? ¿Cómo…? ¿Que para qué…? uuuy: ustedes no van a la Cabalgata. Si fueran, sabrían que la escalera garantiza palco sobre la multitud y el paraguas, cosecha de caramelos. Así es la vida: seguro que si alguien decidiera patrocinar ambas cosas… Porque, como bien decía ayer Conner -feliz año, Conner- los patrocinios ya han llegado hasta lo más sagrado, es decir, hasta el concierto de Año Nuevo. No, no es que el director de orquesta fuera de manga corta para que se viera su Rolex, es que la marca de relojes patrocinaba la retransmisión. ¿Ven?: una tele tan pública como la ORF austríaca, a través de una cosa mayoritariamente pública como Eurovisión, en un momento tan público, notorio y cuasi insitucional como es el Concierto de Año Nuevo, llevaba publicidad (vale, patrocinio) de un modo discreto y nada intrusivo. Y nos enteramos. Ya: que seguro que sería más notorio lo de reducir a minipantalla el concierto y meter a, digamos, Mahou a toda pantalla aunque sin audio -o con él, quien sabe-. Seguro: pero conociendo a la gente de Mahou, seguro que no se dejarían. En fin: dejemos la lejana Centroeuropa con sus exotismos y volvamos a la Meseta. Hoy toca Cabalgata y veremos […]

      • Autor
      • Jaime Agulló Amorós