• 4 de Marzo

    Ayer les comentaba de las malas babas que se suelen dejar en los comentarios a blogs y noticias, ese anonimato que nos permite comportarnos como a nuestra madre le daría vergüenza que lo hiciéramos. Hay toda...

  • Ayer les comentaba de las malas babas que se suelen dejar en los comentarios a blogs y noticias, ese anonimato que nos permite comportarnos como a nuestra madre le daría vergüenza que lo hiciéramos. Hay toda una serie de pérdidas de formas que resultan dañinas y reprobables en esto de comentar noticias y blogs. Casi que se agradece que existan formatos no anónimos para evitar tanta tontería con mala fé, pero evidentemente en cuanto hay que dar la cara la cosa cambia: ya solo comentan unos poquitos. Naturaleza humana que le dicen. Estos días estamos en casa estudiando los sentidos. Ya hemos pasado por la vista, el olfato, el gusto, el oiodo y el tacto. Todo bien. He echado de menos el sentido común: no se lo enseñan en primaria, así que esperaré a secundaria o a la universidad -si Dios quiere- para ponerles al corriente de qué, cuándo y cómo se explica de tan importante tema. Porque deberá explicarse en algún momento, digo yo… ¿O será que se ha sustituido por el capítulo de mamíferos herbívoros africanos…?

      • Autor
      • Jaime Agulló Amorós