• No me llames iluso

    La otra noche quedé con un buen amigo  de Barcelona que lleva más de 30 años trabajando en publicidad. Hablando, hablando, la conversación nos llevó por varios territorios comunes e interesantes. Le brillaban...

  • La otra noche quedé con un buen amigo  de Barcelona que lleva más de 30 años trabajando en publicidad. Hablando, hablando, la conversación nos llevó por varios territorios comunes e interesantes. Le brillaban los ojos cuando me decía que después de tantos años aún se ilusiona con cada reto de su trabajo. La ilusión, como todos sabemos, es el motor que nos permite seguir enfrentándonos a las cosas con ganas de hacerlas, con energía, con curiosidad y con el deseo de buscar nuevas maneras de resolverlas. Él, a pesar de lo que estamos viviendo en el sector en los últimos años, mantiene su ilusión intacta y eso le da una fuerza tremenda para emprender nuevos proyectos y para gestionar con éxito los que ya no son tan nuevos. Al hilo de la conversación pensaba yo en que todo cambio comienza con un sueño de futuro y con la ilusión de que se convierta en realidad.  Cada vez que queremos hacer un cambio en nuestra vida, del tipo que sea, primero se genera en nuestra cabeza. Siempre empieza como una idea o como un sueño, porque la imaginación es la herramienta más importante con la que contamos para proyectarnos hacia el mejor de los futuros. Y ese es el primer paso […]

      • Autor
      • titilopez@ondapositiva.es