• Personal Branding #1: tienes que decidir. Qué putada.

    Tras hacerte un análisis tan duro contigo mismo como te sea soportable, llegó la hora de ver cuál es el menú. Qué opción elegir para construirte una Personal Brand. ¿Sacar punta a tu lado rockero? ¿Despuntar...

  • Tras hacerte un análisis tan duro contigo mismo como te sea soportable, llegó la hora de ver cuál es el menú. Qué opción elegir para construirte una Personal Brand. ¿Sacar punta a tu lado rockero? ¿Despuntar por tu lado borde? ¿Explotar al máximo tu sensualidad? ¿O tu sinceridad? ¿Tu lado cómico? ¿Tu capacidad de trabajo? ¿O tu capacidad de vivir del cuento? ¿Ir siempre vestido con un traje americana estampado? ¿Llevar un ñu como mascota al parque? El menú siempre tiene más opciones de las que necesitamos. Por eso mismo encierra muchas trampas. Elegir es fácil.Pero elegir bien es un arte.  En cada mesa de restaurante, cada día, se repite la misma historia. Un tipo A mira la carta. Un tipo B mira la carta. El tipo A podrías ser tú. Te gustan varias cosas. No sabes cuál elegir. Dudas. Más dudas. Carrilleras de ternera, chuletón de kilo, Dorada a la espalda. Hay que elegir. Preguntas al tipo B qué va a coger él. Dice que lo tiene claro. Las carrilleras. Qué cabrón. Lo tiene claro. Te decantas por un plato, finalmente. La dorada. Y cuando llegan las carrilleras del tipo B, las ves, miras tu doradita, y piensas: qué cabrón. Tenía que haber pillado las carrilleras. Reconócelo. Te cuesta decidir. Y eso es lo […]

      • Autor
      • Santi Hernández