• 16 de Marzo

    Vaya: se me desmandó el nivel de oscurantina en sangre y mis amables lectores me recordaron, por vía comentario y por vía mail, que ya me vale con eso de ser tan jeroglífico que parezco egipcio. Ay, amigos,...

  • Vaya: se me desmandó el nivel de oscurantina en sangre y mis amables lectores me recordaron, por vía comentario y por vía mail, que ya me vale con eso de ser tan jeroglífico que parezco egipcio. Ay, amigos, ustedes me disculparán: es que la cosa era fina, oigan, de esos momentos en los que uno sospecha que se ha equivocado de código ético… Si se tropiezan con servidor por esos mundos de Dios -caso del OME que arranca mañana en Madrid- pregunten, pregunten. En otro orden de cosas, defensa numantina -o saguntina, al final lo mismo fue- la de la presencia de publicidad en TVE. Los anunciantes así lo cuentan y como muestra definitiva enseñan el muslo de unos dineros que, con la que está cayendo por Bruselas, le vendría al pelo a quien decidió que las telecos debían pagar parte de la cosa. Ay, lástima que sea ya tan tarde: la vice ya no está, el presi casi tampoco y el famoso meritorio de Moncloa -centinela alerta que se llevó una candidatura a la alcaldía de Madrid por hacer horas extras- anda a otras guerras. Hay que replantearse las cosas preventivamente, eso está claro. No es muy útil intentar que se rectifique pudiendo evitar que se yerre de primeras. […]

      • Autor
      • Jaime Agulló Amorós