• 29 de Marzo

    Vaya por Dios: íbamos estupendos y se nos cruzó la naturaleza y sus naturales. Ya habrán visto cómo ven las cosas los vigías de la cosa publicitaria. Uf. En fin: más allá de aquello del aleteo de una mariposa...

  • Vaya por Dios: íbamos estupendos y se nos cruzó la naturaleza y sus naturales. Ya habrán visto cómo ven las cosas los vigías de la cosa publicitaria. Uf. En fin: más allá de aquello del aleteo de una mariposa en Japón -menudo aleteo tuvieron, demonios- la cuestión es que el optimismo se cotiza caro y tiene demasiados elementos que lo limitan. Muchos movimientos alrededor de algo tan delicado como el soufflé de la inversión publicitaria, capaz de deshincharse por un mero portazo. Pero no nos rasguemos las vestiduras -quién sabe cuándo las podrán ustedes sustituir- y pensemos en positivo. Cualquier cosa vale para asustar al inversor, pero también es cierto que andamos ya bastante curados de espantos. Ni siquiera el asunto de Portugal y su entrada en barrena ha copado las portadas que hubiera copado hace un año: así de duros de piel nos volvemos, no sé si por acumulación o por pura impotencia. Sea como sea, acaba el trimestre y se aproxima la Semana Santa: momento de reflexión.

      • Autor
      • Jaime Agulló Amorós