• Chihuahua

    Hace unos días en mi querida Galicia, que como diría Lomana, cómo me gusta, caminando junto a un regato vi un grupo de gansos muy quietecitos, nadando apenas. De repente uno de ellos comenzó a graznar y poco a...

  • Hace unos días en mi querida Galicia, que como diría Lomana, cómo me gusta, caminando junto a un regato vi un grupo de gansos muy quietecitos, nadando apenas. De repente uno de ellos comenzó a graznar y poco a poco todos los demás le siguieron. En un momento aquello se convirtió en un guirigay de graznidos, con todos los gansos moviéndose en círculos sin ir a ninguna parte y aparentemente sin que nada ocurriera ni cambiara, sólo la violenta ruptura del silencio. Todavía estoy pensando qué pasaría para que aquellos gansos se comportaran así. Supongo que nunca lo sabré, pero lo que sí sé es que las emociones, positivas o negativas, se contagian con muchísima facilidad. El episodio de los gansos me hizo recordar aquel spot de Coca-Cola que se llamaba Chihuahua (http://www.youtube.com/watch?v=s0x4hMSPTCk).  Un chico va en el metro, hace un calor terrorífico y todos los pasajeros se sienten agotados, apáticos, sin energía. El chico va bebiendo una Coca-Cola. Pasa un pseudo-rasta tocando desganadamente la guitarra. El chico le ofrece un sorbo y el rasta se lo acepta. Entonces se anima y empieza a tocar la canción Chihuahua, a la que se van uniendo, primero tímidamente y luego llenos de alegría y energía, los pasajeros. Acaban todos bailando y cantando […]

      • Autor
      • titilopez@ondapositiva.es