• Publicitarios, aunque sobradamente preparados (PASP)

    La semana pasada estuve tres días en Cuenca impartiendo un programa de coaching de equipos a un equipo directivo de una conocida multinacional. Fueron tres días fantásticos de aprendizaje, esfuerzo, risas,...

  • La semana pasada estuve tres días en Cuenca impartiendo un programa de coaching de equipos a un equipo directivo de una conocida multinacional. Fueron tres días fantásticos de aprendizaje, esfuerzo, risas, gastronomía, trabajo, arte, actividades y mucha emocionalidad y relaciones humanas. Me sentí como en los mejores tiempos de la publicidad, esos en los que nos íbamos de «retiro» a aprender mucho y a divertirnos más. Cuando hago programas de este tipo que implican reunir a un grupo o equipo de trabajo, llevarles a otra ciudad y encerrarles a trabajar conceptos como el liderazgo, el empowerment de los miembros de sus equipos, la motivación, la influencia de la emocionalidad positiva en una mayor productividad, los beneficios de la implantación de una cultura de coaching en sus empresas, etc., no puedo evitar establecer comparaciones con la publicidad.  Y siempre llego a la misma conclusión: en la mayoría de los casos  ellos saben divertirse casi, casi, igual que los publicitarios (aunque sin tantos excesos,  y no miro a nadie…),  los equipos consolidados desarrollan la frescura en el trato que existe en la publicidad, tienen grandes ideas y las mismas relaciones de confianza, no paran de reírse y también hacen comentarios y gracietas «de alto voltaje», pero a diferencia de lo que ocurre […]

      • Autor
      • titilopez@ondapositiva.es