• Día 3 y 4, dos jornadas separadas por una delgada línea y la Sección Oficial.

    Un problema técnico que no fue ni un problema ni mucho menos algo técnico, ha mantenido en silencio a Txaco y a Lee. La realidad fue que tras leer los consejos de un amable lector que en el post anterior -en...

  • Un problema técnico que no fue ni un problema ni mucho menos algo técnico, ha mantenido en silencio a Txaco y a Lee. La realidad fue que tras leer los consejos de un amable lector que en el post anterior -en un hueco entre conferencia y conferenia suponemos- apuntaba que «hay que beber menos», Txaco & Lee decidieron que tenía toda la razón y que iban a obedecerle a pies juntillas. El problema fue que la información estaba algo incompleta y claro, al no especificar «menos que qué», se liaron con las medidas y ésta fue la consecuencia: Días 3. El día del Oráculo. Dos carteles, como oráculos improvisados, parecían estar esperándoles… Por un lado, San Sebastián parecía decirles, de modo cariñoso, «estamos hasta las narices de vosotros». Era desalentador para nuestros dos protagonistas encontrarse con tamaño mensaje. Al fin y al cabo ellos son gente de buen corazón que respetan y quieren al pueblo donostiarra…»si no quieren propaganda y tampoco quieren que bebamos, retirémosnos Lee», comentó abatido Txaco a su compañera.   Sin embargo, cuando tanto mensaje en contra casi les había hecho perder el ánimo, otro cartel les hizo venirse arriba… «¿Ves, Txaco? ¡Es el momento de dar lo mejor!» y quizá no dieron lo mejor, pero lo dieron todo… […]

      • Autor
      • Ricardo Llavador