• 2 de Junio

    Carat, oigan: hay quien pondría un circo y no solo le crecerían los enanos, sino que además las  fieras se le harían vegetarianas. Veamos: ¿cuánto tiempo hablando del año del móvil…? Ya va para largo, ya. Y ya...

  • Carat, oigan: hay quien pondría un circo y no solo le crecerían los enanos, sino que además las  fieras se le harían vegetarianas. Veamos: ¿cuánto tiempo hablando del año del móvil…? Ya va para largo, ya. Y ya parece incluso que está llegando. Pero miren por dónde: cuando está llegando es cuando nos enteramos de que el trasto es, como todos sospechábamos, capaz de hacernos pupa. Siempre pegadito a la oreja, al pecho o a las partes nobles, la verdad es que estamos expuestos a su influjo constante e ineludiblemente. Sólo las chicas con sus bolsos pueden tener un cierto alivio (si es que lo llevan en el bolso, claro) pero alivio limitado porque al final es en la oreja donde se pasa el día el cacharro. Ya tiene mala leche la cosa, hombre: ahora que llega su año… En fin. En realidad la cosa no tiene ni puñetera gracia -tan poca como la palabra glioma- pero de verdad que lo del circo se cumple, vaya.

      • Autor
      • Jaime Agulló Amorós