• ¡Andá, la cartera!

    Leí un artículo interesante que hablaba de la necesidad de tener un fin en mente para cumplir nuestros deseos. Es lo que nosotros en este blog hemos llamado muchas veces tener un objetivo, pero quizá al...

  • Leí un artículo interesante que hablaba de la necesidad de tener un fin en mente para cumplir nuestros deseos. Es lo que nosotros en este blog hemos llamado muchas veces tener un objetivo, pero quizá al expresarlo como «tener un fin en mente» adquiera un matiz más visual, más de ser capaces de pre-ver  la meta que queremos alcanzar antes de  empezar a caminar hacia ella.  Este detalle es importantísimo porque, una vez que se ha decidido alcanzarla,  representa la diferencia entre escoger el camino adecuado o tomar la dirección equivocada. Si lo pensamos, todo lo que construimos o creamos lo creamos dos veces. La primera en nuestra mente. Es la fase en la que imaginamos lo que nos gustaría, cómo sería, qué detalles tendría, que placer o ventajas nos proporcionaría. Lo que soñamos todavía no existe, no es real, salvo en nuestra imaginación. Tenemos una visión. Y ese es el primer paso para que se convierta en algo tangible. El segundo es elegir el camino correcto para alcanzar ese sueño, no equivocarnos de ruta. Esto es facilísimo cuando nos vemos devorados por el día a día. Nos metemos en el ajetreo vital y estamos tan atareados que no nos damos cuenta de si nos estamos desviando. Y al final […]

      • Autor
      • titilopez@ondapositiva.es