• 15 de Septiembre

    Mil gracias, amigos míos. Gracias a todos por sus ánimos y buenos deseos. Tantos de ustedes que se han molestado en desear suerte a éste, su casi siempre seguro bloguero, en el empeño concursal que ya conocen…...

  • Mil gracias, amigos míos. Gracias a todos por sus ánimos y buenos deseos. Tantos de ustedes que se han molestado en desear suerte a éste, su casi siempre seguro bloguero, en el empeño concursal que ya conocen… Gracias en particular a quienes incluso han utilizado su tribuna pública -su blog, su medio de comunicación, su artículo de opinión- para hacer llegar ese mensaje. Se agradecen los buenos deseos incluso cuando son excesivos, como lo es atribuirnos «grandes posibilidades» de ganar nada: siguiendo lo que últimamente repito a quien quiere oir, en realidad tenemos nuestras posibilidades, por supuesto, como cualquier compañía que se haya presentado a este concurso que nos ocupa y más si tiene algo interesante que contar. No sé si eso implica «grandes posibilidades», más bien yo diría que debe implicar las mismas que para otras empresas, pero cada uno que interprete lo que desee (como ya se está haciendo). En cualquier caso, líbrenos el Señor de vender pieles de oso antes de cazarlos y, también, de recibir abrazos de oso de esos que asfixian al receptor. Dejémoslo en que hemos generado una posibilidad, como la de cualquier otro concursante. No vayamos más allá ni me esperen diciendo nada más. En todo caso, gracias por los buenos deseos.

      • Autor
      • Jaime Agulló Amorós