• 27 de Septiembre

    Hace una eternidad digital, unos cuatro años analógicos, se me ocurrió lanzar alguna que otra propuesta de que se votasen cosas a través de este blog. La respuesta no estuvo mal, pero en al menos un caso...

  • Hace una eternidad digital, unos cuatro años analógicos, se me ocurrió lanzar alguna que otra propuesta de que se votasen cosas a través de este blog. La respuesta no estuvo mal, pero en al menos un caso apareció la larga mano de la pillería humana. Ya saben, lo de matar moscas con el rabo cuando uno se aburre es común y, en aquellos bellos tiempos pre crisis, había quien se divertía de lo lindo. La cuestión es que la votación a la que me refiero fue claramente amañada por alguien que aún no había descubierto a aquellas alturas lo de que las IPs son identificables con facilidad, sobre todo si son fijas y no dinámicas. Eso ya lo tiene superado mi amigo, pero mientras tanto pasamos un rato divertido: él, trampeándome la cosa y yo pillándole in fraganti. A mayor escala este tipo de cosas llevan tiempo funcionando online: es una fuente de descrédito, en particular para quienes quieren desacreditar -ya saben, nada más gratuito que desacreditar la votación de otros-. Desde las votaciones que mandaban sistemáticamente al chino de turno al equipo estelar de la NBA -eso si que es jugar con ventaja, claro… con más de mil millones de chinos, cualquiera- a las votaciones para personaje del año que acabaron […]

      • Autor
      • Jaime Agulló Amorós