• 4 de Octubre

    Estoy indignado -cosa habitual estos días-. Verán: no entiendo muy bien a qué juegan nuestros medios de comunicación. En apenas tres o cuatro días hemos asistido a la súbita escalada del interés ¿espontáneo?...

  • Estoy indignado -cosa habitual estos días-. Verán: no entiendo muy bien a qué juegan nuestros medios de comunicación. En apenas tres o cuatro días hemos asistido a la súbita escalada del interés ¿espontáneo? acerca de un juicio en Italia, el de un crimen absurdo y bastante sórdido del que fue víctima una pobre erasmus. Díganme: ¿era tan relevante la cosa…?, ¿lo era como para que una tele nacional y pública le dedicase titulares y un directo en mitad del informativo…? Más aún, ¿pero alguien se enteró realmente de lo que pasaba y de cuál era el desenlace y las consecuencias de esos breves instantes de directo…? Yo no me sentí informado en absoluto: asistí en directo a algo, claro, pero algo que nadie me explicó y que, precavido que es uno, me sonó a historia con más vueltas de las que nadie me había descrito y menos en esos segundos de imágenes judiciales. ¿Están seguros de que eso es informar…? Contesten, amigos periodistas: ¿en qué consiste su profesión…?

      • Autor
      • Jaime Agulló Amorós