• Y el Madrid qué ¿otra vez campeón de Europa?

    La semana pasada un lector de este blog me recriminó el emitir un juicio sobre los creativos, y hoy quiero agradecérselo.  Porque, dejando a un lado el hecho de que he sido creativo durante 17 años y que el...

  • La semana pasada un lector de este blog me recriminó el emitir un juicio sobre los creativos, y hoy quiero agradecérselo.  Porque, dejando a un lado el hecho de que he sido creativo durante 17 años y que el juicio que supuestamente emitía yo  en realidad lo emitía el policía de la historia que conté, como parte de la moraleja de la misma, ese comentario me permite dedicar esta entrada a la confusión que existe entre los hechos y los juicios, y las consecuencias negativas que esto provoca y que son el origen de muchísimas consultas de coaching. Pensad en una persona que siempre llega tarde a las reuniones. No es lo  mismo decir: «fulanito llega siempre tarde» que decir «a fulanito no le interesan las reuniones». La primera afirmación es un hecho. La segunda un juicio, una opinión, una interpretación personal, que puede ser cierta o no. El problema llega cuando creemos que nuestras opiniones son hechos y a partir de ellas tomamos decisiones.  Por eso es esencial ser capaces de distinguir: ¿es lo que yo pienso o es un hecho objetivo? Y digo que es esencial porque los hechos y las opiniones o juicios están directamente relacionados con nuestras acciones. Tener clara la diferencia entre unos y otros […]

      • Autor
      • titilopez@ondapositiva.es