• 14 de Octubre

    Hala, viernes de mediados de Octubre, casi sin quererlo. Se acerca el fin de año y, pese a que comienza a hartar lo de dare vueltas a la crisis, la cosa está que echa de todo menos humo. Cada vez que a alguien...

  • Hala, viernes de mediados de Octubre, casi sin quererlo. Se acerca el fin de año y, pese a que comienza a hartar lo de dare vueltas a la crisis, la cosa está que echa de todo menos humo. Cada vez que a alguien se le comenta «¿qué tal?» la sensación es de que, claramente, van a contestar lo de que «¿bien o te cuento…?» Qué tiempos de amarrarse lo amarrable, señores. Me temo que batiendo records de retroceso como nunca. Y la cosa tiene su miga: mientras retrocedemos, los hay que avanzan y comienzan a escucharse voces, cada vez más insistentes, sobre la bondad de los mercados que un día fueron «en desarrollo» y, a este paso, llevan camino de ser los de salvavidas. Pedazo de corralito en el que nos hemos metido, más parecido al cercado de una ganadería brava, escenario de cornadas de todos los colores. Pero no nos amarguemos más de la cuenta: seguro que seguirá amaneciendo y, a este paso, incluso es posible que lo veamos entre la sopa de porquería en la que se está convirtiendo la atmósfera de Madrid. En fin: hagan el orangután, si les deja su Blackberry, claro…

      • Autor
      • Jaime Agulló Amorós