• 11 de Noviembre

    Bueno, señales cruzadas, si están al loro del tema, acerca de lo que cabe esperar, en los medios, de las elecciones. A menos de diez días vista del asunto, lo que se observa no apunta a que se recuperen los...

  • Bueno, señales cruzadas, si están al loro del tema, acerca de lo que cabe esperar, en los medios, de las elecciones. A menos de diez días vista del asunto, lo que se observa no apunta a que se recuperen los viejos tiempos en la pública. Otra vez será. En realidad, hay ruidos de sables públicos o, mejor dicho, de tijeras públicas: atentos, no sea que el ruido les pase demasiado cerca. Para ruidos, los que produce la maruinaria de la noria, con los cojinetes descolocados ante lo que inicialmente era un ruidillo social y ha acabado por ser un trueno económico. Caray, oigan: no se fien de las redes sociales, son un arma cargada de imborrabilidad… Ya van unas cuantas víctimas del tema: si lo de los anunciantes que se bajaron de la noria ha sido llamativo, no les digo nada de la serie de políticos y allegados que en estas elecciones han descubierto que el asesino anidaba en su teclado. Ojito con los tuits, los perfiles, las actualizaciones, los posts (ay!) y el generalizado estado de buen salvaje que nos imbuye cuando circulamos por la vida digital. No es gratuita y no es virtual: la realidad está escondida tras esas fotos de caritas sonrientes, esos textos con firma y esos […]

      • Autor
      • Jaime Agulló Amorós