• Be together, not the same

    Una vez más los animales nos enseñan algo que a los humanos nos cuesta aprender: se puede ser diferente, muy diferente, y colaborar en armonía, disfrutar, aprender del otro y desarrollarse como ser.   Cuando...

  • Una vez más los animales nos enseñan algo que a los humanos nos cuesta aprender: se puede ser diferente, muy diferente, y colaborar en armonía, disfrutar, aprender del otro y desarrollarse como ser.   Cuando trabajo con equipos, desde comités de dirección en multinacionales hasta equipos de trabajo de pequeñas empresas, me encuentro muy a menudo con el hecho de que se busca y se contrata a aquellos que se nos asemejan más, que piensan parecido y tienen talentos similares.  En esos casos no se cae en que formando equipos de personas con mucho en común se empobrece su desarrollo. Si todos piensan igual, si sus habilidades son parecidas, entonces ¿cómo van a encontrar soluciones diferentes cuando las necesiten?   Pocas personas, equipos y empresas consideran las ventajas de salir de su zona de confort y buscar compañeros diferentes.  Hacer el ejercicio de adaptarse al otro, de ponerse en sus zapatos, de tratar de entender cómo piensa, por qué y para qué lo hace así,  proporciona una riqueza extraordinaria. Amplía la mente, desarrolla la empatía y la tolerancia, aumenta la tasa de talento y habilidades y, por tanto las capacidades y la potencialidad de éxito, mejora el desempeño colectivo, descubre nuevas perspectivas y contribuye a encontrar nuevas soluciones. Requiere un […]

      • Autor
      • titilopez@ondapositiva.es