• Internacional

    Burberry se eleva en vuelo

    La nueva campaña ha sido desarrollada bajo la dirección creativa de Riccardo Tisci y dirigida por el colectivo Megaforce

    • Redacción 21 octubre 2021
  • Si Burberry incrementó su prestigio publicitario el año pasado con Singin’ in the rain, la marca parece querer continuar por el mismo camino con Open Spaces¸ una cuidada producción creada internamente por la marca de lujo, bajo la dirección creativa de Riccardo Tisci. Para su materialización, la firma ha confiado con el colectivo de realizadores Megaforce y en la coreografía de La Horde.

    Burberry

    El objetivo de Open Spaces pasa por comunicar la línea de otoño/invierno de la marca, y la película, de casi dos minutos y medo de duración, se inspira en el ballet. Cuatro amigos, vestidos de Burberry, pasean por el campo hasta que alzan el vuelo para interpretar una danza.

    Su paseo, impulsado por el viento, les lleva hasta los acantilados de Dover acompañados por Counting atomic, un tema de Ryan Lott.

    En una nota de prensa, Riccardo Tisci comenta que la pieza «celebra el intrépido espíritu de exploración que nos conecta entre nosotros y con el mundo natural”. Añade además que “la libertad nos permite ser creativos, soñar, ser cualquier cosa o persona. Burberry, como yo, ha tenido la libertad en su corazón desde el principio», aludiendo a una cita del fundador de la marca, Thomas Burberry.

    Por su parte, los realizadores de la pieza Megaforce, explican que “para esta película, tuvimos la idea de celebrar la alegría de ser libres, el amor por la naturaleza y la fuerza del colectivo. Estos son temas familiares para el vocabulario de Burberry, así como su herencia de explorar el aire libre. Queríamos comunicar estas nociones y es una sensación muy agradable cuando algo salido de nuestra imaginación se hace realidad».

    Los responsables de la coreoografía, La Horde, apuntan por su parte en la mencionada nota que “el final de la película es muy importante para nosotros. Es un momento de amor poderoso y suspendido en el que todos los personajes se unen en un último empujón, un último abrazo, porque no quieren abandonarse después de lo que han pasado y explorado juntos. Como una cita matutina en la linde de un bosque, los cuerpos que hemos imaginado en esta película corren con el sol para no dormir nunca. Como una libertad recién descubierta. Por fin juntos de nuevo».

    Del mismo modo que en el caso de Singin’ in the rain, Riff Raff Films ha sido la productora encargada de dotar de vida a la idea. La dirección de fotografía tiene el sello de Justin Brown.

      • Autor
      • Redacción

Artículos relacionados