miercoles 15 julio 2020


Búsqueda avanzada

Portada

Publicidad

Intro

Dos vinos con carácter creativo y solidario

Mono Madrid y 72Kilos están detrás de una iniciativa solidaria de las bodegas Viñas Familia Gil

20 mayo 2020

El grupo de bodegas Viñas Familia Gil han puesto a la venta dos vinos en forma de edición especial. El fin que persiguen con estos lanzamientos es solidario y pretenden contribuir en la lucha contra la pandemia asociando esta bebida con garante del reencuentro entre seres queridos. En la materialización de esta idea, surgida a raíz de un ingreso en UCI por COVID-19, han trabajado Mono Madrid y el ilustrador 72Kilos.

El proyecto gira en torno a una edición limitada de un tinto y un blanco, con una doble finalidad. En primer lugar, busca inyectar un soplo de ánimo y esperanza entre los familiares y amigos de afectados por el coronavirus para intentar enfocar la energía en el momento en que podamos volver a reunirnos y brindar con esa ansiada copa de vino. Adicionalmente, en un momento donde los efectos económicos de esta crisis empiezan a hacer estragos, quiere apoyar a las familias más afectadas mediante la donación de todos los beneficios generados. Concretamente, el dinero recaudado irá destinados a la Federación Española de Bancos de Alimentos (FESBAL), que facilita alimentos a más de millón y medio de personas en España.

Los vinos, con denominación de origen Rueda y Vino de la Tierra Castilla y León, cuentan con unas etiquetas diseñadas para este proyecto por el ilustrador 72kilos. A través de las mismas se ofrece un mensaje de optimismo y esperanza. Las botellas permiten a su vez, la personalización de la propia etiqueta del vino, donde poder escribir el nombre de la persona con la que esperamos compartir esa botella. El diseño, según se explica en una nota de prensa, también ha sido pensado para todas las comidas y celebraciones que se avecinan en cuanto se levante el confinamiento en nuestras casas y podamos llevarlo como detalle en tales ocasiones.

Jorge Fesser, director general de Mono Madrid, dice que “la idea surge como un proyecto personal a partir de una circunstancia familiar que mucha gente está viviendo. Tras varias semanas con mi padre ingresado en la UCI, se me ocurrió crear una edición limitada del vino con el que brindaríamos el día que se recuperase. Me parecía algo natural, el soñar con ese momento de celebración y volver a juntarnos y un detalle bonito en el que focalizar mi energía de forma positiva. Fueron cinco largas semanas ingresado en la UCI, pero al final venció. Así, charlando con mi amigo ilustrador Oscar [Alonso, más conocido como 72Kilos], le fuimos dando forma juntos hasta dar con el diseño final”.

Oscar Alonso, 72kilos, detalla por su parte la implicación en esta acción: “Los proyectos crecen si colaboramos. Tenemos la suerte de que nuestras casas están conectadas por amistad e internet, facilidades para colaborar. Cuando me llamó Jorge [Fesser] para dibujar las etiquetas de un vino que iba a unir a gente distanciada, me sumé al instante. Yo quiero hacer proyectos así siempre. Tienen alma. Y quería que un poco de mi alma se pegara también a esta gran idea”. La parte trasera de la etiqueta, además, recoge esa historia personal: “Este vino es especialmente especial. Es un vino que surge de las ganas de Jorge de volver a ver a su padre. Es un vino que nace de una historia real, con la aspiración de convertirse en energía positiva. En una fuerza que se transmita y sea capaz de sacar a una persona del hospital. Es un vino que quiere recordarnos una vez más lo importante que es disfrutar de la vida, celebrar mucho y compartir todos los momentos que podamos con la gente que queremos. Este vino, Jorge se lo va a tomar con su padre en cuanto despierte. Porque va a despertar. ¿Con quién te lo vas a tomar tu?”

Conocedores de la historia personal de Jorge Fesser, desde Viñas Familia Gil tuvieron claro desde un principio que querían participar en el proyecto, se informa. Además, conscientes de los devastadores efectos económicos de la pandemia, creyeron que brindaba la oportunidad perfecta para colaborar con los colectivos más afectados. En estos términos lo relata Miguel Gil, director general de Viñas Familia Gil: “Una vez pasado el pico de la crisis sanitaria, viene una crisis no menos preocupante: la económica, que va a dejar a millones de familias en nuestro país en una situación muy delicada. Por tanto, cuando nos plantearon este proyecto, sólo pusimos una condición para participar: queríamos aprovechar la energía positiva que desprende un proyecto como este, para aportar nuestro granito de arena y apoyar a los colectivos más vulnerables”.

Los vinos de esta edición especial estarán disponibles en todos los canales de venta habituales de las bodegas Viñas Familia Gil, incluida su plataforma de comercio electrónico.

Publicidad
Publicidad