miercoles 14 abril 2021


Búsqueda avanzada

Portada

Publicidad

Intro

Un momento de reflexión en mitad del cambio permanente

El primer cliente de Presidentex es Viena Capellanes

24 marzo 2021

“Me gustaría trabajar con un anunciante español, de los pocos que quedan”, señalaba en una reciente entrevista publicada en Anuncios Revista Francisco José González, integrante de Presidentex, grupo de reflexión que reúne a otros cuatro profesionales de larga y solvente trayectoria: Miguel Ángel Furones, Fernando Herrero, Agustín Medina y Juan Ramón Plana. Dicho y hecho. Su primer ‘cliente’ ha sido Viena Capellanes, una histórica cadena de restauración. Desconocemos, por razones obvias, el contenido de esa reunión, pero nos atrevemos a afirmar, a juzgar por el planteamiento que persigue Presidentex, que les habrán dicho, de todo.

Porque su objetivo, tal y como explican en la entrevista, es ayudar a la industria a reflexionar “desde un punto de vista diferente, libre y no comprometido, señala Francisco José González, “no vamos a dar ninguna doctrina, vamos a ayudarles a reflexionar, con un punto de vista que no tienen porque están condicionados por un montón de cosas como el pago de las nóminas”; “sin un guion preestablecido, con una visión múltiple, la de cada uno de nosotros, con libertad y con conocimiento, nadie le va a poder contar lo que nosotros porque no estamos vinculados a nadie, le vamos a decir honradamente lo que pensemos”, apostilla Fernando Herrero; “no es tanto dar respuestas como plantear las preguntas adecuadas, qué se tiene que preguntar y responderse”, añade Miguel Ángel Furones. Con los tres, en representación de Presidentex, mantuvimos una conversación a través de videoconferencia.

Se presentaron oficialmente el pasado mes de febrero, casi un año después de empezar a fraguar el proyecto, como un grupo de reflexión para ofrecer toda su experiencia en sesiones privadas de dos horas de duración y para hablar sobre estrategias empresariales, evaluación de proveedores, campañas de publicidad o cualquier otro tema relacionado con la publicidad, palabra que reivindican porque en ella cabe todo, lo que hay y lo que venga, recuerdan que decía Julián Bravo. Les une la experiencia (más de 250 años en conjunto, presumen) al frente de compañías nacionales y multinacionales y de organizaciones sectoriales; tiempo (el que les da su condición de estar fuera de estructuras empresariales aunque, ni mucho menos, de la actividad); libertad (porque, por la razón anterior, ya no están sometidos a la consecución de una cuenta de resultados) y una pasión intacta por la publicidad: “Nos gusta más que a muchos de los que están ahora en activo. Seguimos viviéndola, seguimos vinculados con todo aquél que nos llame para aportar algo, y eso da mucho sentido a lo que queremos hacer”, apunta Herrero. Quieren, dicen, devolverle a esta profesión que tanto les ha dado (todo, aseguran) una parte de lo recibido, y hacerlo con dos sentidos alerta: el común y el del humor.

Son conscientes de que forman parte de una generación fundacional, “nos encontramos con una España al final de una etapa larga y oscura y tuvimos que inventarlo todo”, incluso las categorías de análisis, dice Furones, “ahora estamos en un momento en el que hay que volver a inventarlo todo”. Por eso tienen ganas de compartir, con quienes les quieran escuchar, sus reflexiones, más que sus certezas, sobre cómo afrontar los retos actuales del sector. Que no son mayores que aquellos a los que su generación hizo frente, sí distintos. Por eso, tienen claro que en una profesión como esta, sometida a constantes cambios, “hay que diferenciar el cambio permanente de lo permanente. Saber qué es lo que permanece es lo que diferencia al sabio del necio”, apostilla Furones.

Su abanico de clientes es amplio, incluye a anunciantes, agencias, medios, escuelas de negocio, consultoras… pero, puestos a elegir, identificaron algunas empresas a las que, por distintas razones, les gustaría ayudar en este momento. “Me encantaría trabajar con uno de estos tres grupos: un anunciante español de los pocos que quedan (Viena Capellanes ha sido el primero); alguna agencia nueva de reciente creación que venga con impulso y talento creativo, porque ahí podemos aportar mucho, y una escuela de negocio a la que podemos aportar algo”, señala González. También, añade Herrero: “al sector turístico, que las está pasando canutas, por lo que tienen difícil tomar distancia de los problemas inmediatos de cómo sortear la Semana Santa, por ejemplo”. Y, desde el morbo, “me gustaría reunirnos alguna vez con un partido político, con nada que digamos seguro que lo mejoramos; aunque no nos hicieran caso, nos lo íbamos a pasar estupendamente”. 

La entrevista completa está disponible en el Nº 1637 de 'Anuncios'

Publicidad
Publicidad