• Más Anuncios

    Coca Cola y la publicidad subliminal

    La marca desmonta esta teoría en una campaña para cines obra de McCann Erickson Madrid

    • Silvia Ocaña 22 septiembre 2008
  • ‘Experimento subliminal’

    La historia de James Vicary, principal responsable del mito de la publicidad subliminal, es utilizada en una campaña creada por McCann Erickson  Madrid para Coca Cola que se burla de esta teoría. En los años Cincuenta, este publicitario estadounidense llevó a cabo un polémico experimento con el objeto de poner a prueba la capacidad de la publicidad para influir en los espectadores con mensajes ocultos. Durante la proyección de la película Picnic, Vicary insertó fotogramas ocultos (invisibles al ojo humano, aseguró), con mensajes que invitaban a consumir Coca Cola y palomitas. Según dijo, el experimento fue todo un éxito y logró que las ventas del refresco crecieran un 18%

    Finalmente, Vicary se reveló como un farsante y con el tiempo reconoció que el experimento nunca había tenido lugar, pero el daño ya estaba hecho y el mito de la publicidad subliminal ha perseguido a la profesión durante mucho tiempo.

    Pues bien, unas cuantas décadas después McCann Erickson ha recuperado la historia para crear un spot que se está emitiendo en salas de cines. “El objetivo era reírnos de la publicidad subliminal con una historia que además está muy ligada al cine. El experimento fue muy polémico en su época y consiguió que se hablara mucho del tema”, cuenta Mónica Moro, directora creativa ejecutiva de la agencia. “Lo que hemos hecho es jugar a recrearlo en la actualidad para reírnos de la paranoia que se organizó entonces”. Por si a alguien le quedaba alguna duda, Mónica Moro lo deja claro: “Lo de la publicidad subliminal es una mentira. La publicidad no engaña a nadie”.

    La película utiliza algunas imágenes de archivo, pero la mayor parte proceden de un rodaje que tuvo lugar hace unos meses en Barcelona a cargo de la productora Booker y el realizador Jorge Cosmen.

      • Autor
      • Silvia Ocaña