• Más Anuncios

    Reflexiones creativas: ‘Above+Below = Propaganda’

    La relación entre publicidad y propaganda, según Antonio Pacheco

    • Redacción 26 enero 2009
  •  

    Qué quieren que les diga. En estos tiempos tresesentísticos que nos toca vivir, uno ya no sabe a qué se dedica. Lo mismo un día eres un humilde flyerista, que al día siguiente te levantas siendo la reencarnación de Michel Gondry y la semana que viene eres un internetista sofisticado hasta la médula. Está la cosa poco clara. Hasta hace poco, en una conversación de calle, cuando te preguntaban en qué trabajabas, tu decías:

    a) En publicidad. Hago anuncios que salen por la tele. Mensaje recibido y comprendido.

    b) En publicidad. Bueno, en una cosa que se llama marketing directo. ¿Y qué es lo que haces, anuncios? Bueno… anuncios de tele, no. Son campañas que van dirigidas a un público determinado. Mensaje recibido pero no comprendido. Sin embargo, los únicos que lo tienen realmente claro son los de mi pueblo: el hijo de la Encarnita se dedica a la propaganda.

    La propaganda es un término que ha ido adquiriendo características denigratorias con el paso del tiempo, puesto que se ha ido asociando a especialidades de la publicidad tan valoradas por el gran público como:

    a) Marketing político. Sí, sí. Desde la niña de Rajoy hasta el Yes We Can del amigo Obama (youtubeen Barackroll y échense unas risas), pasando por la entrega de mecheros, llaveros y besamiento de bebés en mercados por cualquier concejal que se precie. Todo esto entra dentro del paraguas propaganda electoral. En este sentido, les recomiendo queridos miembros y queridas miembras de los partidos políticos que visionen el vídeo que ha realizado mi admirado Sr. Pingüino en soitu.es en su frenética (y decepcionante en resultados hasta el momento. Pónganse las pilas y vótenle, si son tan amables) campaña electoral para ser el candidato que represente a nuestra patria en el foro más trascendente de todos los foros: Eurovisión.

    b) Buzoneo saturante. Quién más, quién menos, ha oído a su vecino pronunciar la mítica frase “esto está lleno de propaganda” al abrir la puertecita de su buzón y encontrárselo hasta arriba de ofertas de cuarto y mitad de chopped a 0,37€ y/o scanner-impresora-jacuzzi a 347€.

    Con estos antecedentes, es lógico que la propaganda esté de capa caída. No obstante, si efectuamos una visita al Diccionario de la RAE, encontramos las siguientes acepciones:

    1. Acción o efecto de dar a conocer algo con el fin de atraer adeptos o compradores.

    2. Textos, trabajos y medios empleados para este fin.

    Es decir que, como casi siempre, los de mi pueblo tenían razón: me dedico a la propaganda. Ni above, ni below, ni digital, ni ambient, ni leches. Propaganda. Porque lo que hacemos es, efectivamente, mostrar las virtudes de un producto y/o servicio en busca de potenciales compradores. Y lo hacemos con los medios que consideramos más oportunos para ese fin.

    Ahora que ya le hemos puesto naming a lo que hacemos, ha llegado el momento de que destaquemos los trabajos más relevantes de ésta, nuestra profesión. Desde esta humilde columna me gustaría señalar las campañas propagandísticas más gratas del año pasado.

    Y, qué casualidad, las dos son de lo que considero el medio propagandístico por excelencia: el mobile marketing. Tienes todos los medios en uno: puedes ver pelis, escuchar la radio, internetear, ver folletos en pdf, mandar un mensaje a Dónde Estás Corazón… de todo. Estos dos casos de marketing español traspasarán nuestras fronteras y serán objeto de estudio en los Berkeley, Oxford y similares. Para ellos van nuestro aplauso y nuestro reconocimiento (observen el uso del plural mayestático):

    – En el diario El Mundo, debajo de la lista de los fallecidos en Madrid aparece el siguiente módulo: “Para hacer llegar un mensaje de pésame a la familia del fallecido, teclear M PESAME código (el nº que aparece a la derecha del fallecido) y el mensaje que se desee al 7453. Coste del mensaje 1,50€ + IVA)”. Simplemente espectacular. Bien posicionado y con un toque elegante. La tecnología al servicio de los valores humanos.

    – Categoría Mobile Marketing Direct. El SMS que recibió Loli, concursante de Gran Hermano 10, diez días antes de casarse: “No me caso. Anula todo”. Sencillo, directo y con un 100% de respuesta. ROI incalculable.

    Cómo me gusta esto de la propaganda.

    antonipacheco@anuncios.com

      • Autor
      • Redacción