• Otras noticias

    YSLANDIA TROCEA A SUS EMPLEADOS

    Contenido elaborado por Yslandia

    • Redacción 26 mayo 2022
  • La agencia crea una herramienta de AI para construir el equipo perfecto para cada proyecto.

    Muchos conoceréis al protagonista de la foto que encabeza este artículo, Dexter Morgan, asesino de asesinos a los que desmembraba para deshacerse de sus cadáveres.

    Más allá de las evidentes consideraciones morales, Dexter se ha convertido en fuente de inspiración para nosotros. Él nos mostró el camino, trocea y vencerás.

    Hasta ahora, cuando un anunciante se planteaba contratar a una agencia, calibraba sus necesidades presentes y futuras y buscaba un socio que se ajustase a ellas. Definía las disciplinas requeridas y desde ahí, las capacidades que debía tener el equipo. La unidad de medida era la job description (JD) asociada a cada cargo; pero, ¿es la mejor fórmula para diseñar el equipo ideal? Nosotros creemos que no.

    En el contexto actual la flexibilidad y la capacidad de adaptación son clave.

    Las personas, y su complejidad, cobran mayor importancia que las estructuras.

    Las JD’s se convierten en un lastre, no son más que una etiqueta que limita el ámbito de actuación y el potencial de las personas, un enorme desperdicio de talento en un negocio que, básicamente, “solo” vende talento.

    Como somos de los que pensamos que hay que cuestionarse lo que puede parecer que funciona y lo que no funciona, nos planteamos cambiar el modelo, buscando una manera de organizarnos que nos permitiera adaptarnos a cualquier proyecto con las mayores posibilidades de éxito.

    La idea de partida era simple, no existen dos problemas iguales; así que, replicar soluciones del pasado no es la receta. La mejor manera de identificar el approach indicado para cada proyecto, es poner a trabajar en este a todas las personas que tienen algo que aportar atendiendo a todos los ingredientes del proyecto.

    Necesitábamos encontrar el match entre los proyectos y las personas, que no los perfiles, de Yslandia.

    Había que despojar a cada yslandés de la etiqueta que lo definía para poder ver su potencial real, trocearlo, y luego recombinar los fragmentos de la manera adecuada para crear la combinación perfecta.

    Tras una fase inicial de conceptualización, llevamos a cabo un proceso de investigación cualitativa y cuantitativa que nos permitió conocer a fondo a la persona que hay detrás de cada etiqueta.

    Pedimos a todxs los yslandeses que se desnudasen y escribiesen un relato hablando sobre ellxs. Ya sabíamos que había mucha gente muy interesante; pero, este ejercicio sacó a la luz un potencial que hasta ese momento desconocíamos.

    Descubrimos muchos conocimientos cruzados en personas que no los aplicaban en su día a día, porque su cargo no lo requería. Posteriormente, realizamos entrevistas en profundidad para conseguir mayor detalle y definimos un listado de más de 100 campos, con las capacidades/experiencia/intereses/aficiones que consideramos más relevantes.

    A partir de ahí hemos desarrollado una herramienta basada en tecnología AI que nos permite inventariar todos los conocimientos, habilidades, aficiones, intereses y valores de los yslandeses y cruzarlos, primero con los datos relativos a cada proyecto y, después con los resultados del mismo, aprendiendo en base a ellos para evolucionar el algoritmo. El reto ha sido diseñar un modelo suficientemente flexible para analizar y cruzar todos los input en distintas dimensiones.

    Un catalizador de transformación, que además de ayudarnos a dar mejores soluciones a nuestros clientes, favorece un mayor desarrollo y protagonismo de nuestra gente, que es nuestro principal valor

    De momento, estamos realizando una prueba piloto. En breve podremos contaros más.

    Eso sí, ya hemos bautizado a la herramienta, cómo no, DEXTER.

    Escrito por: Daniel Fernández

      • Autor
      • Redacción

Artículos relacionados