• Más Anuncios

    El Atleti se crece

    Nueva campaña de Sra. Rushmore para el Atlético de Madrid

    • Maite Sáez 30 julio 2008
  • ‘Pastor’
    Recorrido por la publicidad del Atlético de Madrid

    Los aficionados “colchoneros” tienen este año un motivo de alegría: el regreso del club atlético a la Liga de Campeones después de once años alejado de esta competición (la última temporada en la que participó fue la de 1996/97). Y si el Atlético de Madrid ha sabido, como ningún otro equipo de fútbol español, hacer de su desgracia (el descenso a segunda, por ejemplo) motivo de unión entre sus aficionados y contarlo así en una pieza publicitaria, qué no puede hacer si las cosas le vienen bien dadas.

    Pues hoy mismo se ha podido ver de lo que es capaz con la inestimable ayuda de su agencia, Sra. Ruhsmore, colchonera casi por los cuatro costados aunque siempre hay algún disidente que besó los colores níveos o alguno al que le tira más otro equipo local. Precisamente su vuelta al ruedo europeo (acompañado de otros equipos de renombre, como el Bayern de Munich, la Juventus o la Fiorentina, que también regresan a la Champions League), centra su última campaña, que ha sido presentada hoy.

    Pero no lo hace desde la celebración apoteósica que suele imperar en los actos futbolísticos (véase la reciente Eurocopa), sino desde la solemnidad, desde la emotividad, ingrediente que juega un papel importante en la comunicación del Atlético de Madrid. Y, además, enlaza el hecho futbolístico con el solidario, que también lo hay en esta acción y que explica, por sí solo, el escenario y los protagonistas elegidos para la ocasión.

    Un campo de fútbol en Kosovo

    El spot nos sitúa en la próxima temporada futbolística y cuenta la historia de un militar español, un militar real por otro lado, que viaja a Europa para ver un partido de su equipo, el Atlético de Madrid. En el viaje recuerda otros realizados anteriormente en su calidad de profesional de las Fuerzas Armadas de España y, en concreto, el encuentro con un pastor de Kosovo que había perdido todo en la guerra y al que, entre otras muchas cosas, le habló de sus sufrimientos como aficionado colchonero. Una reflexión, ésta última, que le lleva a adoptar una postura bien distinta a la resignación que muchas veces impone la realidad liguera, y a autoconvencerse de que esta vez sí, hay que ir a por todas.

      • Autor
      • Maite Sáez