• Más Anuncios

    ¿Se abusa de los argumentos de salud en la publicidad?

    Cara a cara, por derecho, entre Ricardo Pérez Solero y Alejandro Perales

    • Redacción 24 abril 2009
  • Ricardo Pérez Solero

    Prudencia y consumidor medio

    Creo sinceramente que desde hace unos años, existe una tendencia a tratar de regular de forma exhaustiva el fenómeno de la comunicación comercial en general y, más concretamente, el de algunos sectores, como el de los alimentos.

    Nadie en su sano juicio puede rechazar hoy en día la importancia que tiene un nuestra sociedad el principio de una elevada protección de los consumidores. Y es en base a este principio, pero no sólo a él, que se haya aprobado el Reglamento 1924/2006 del Parlamento Europeo y del Consejo de 20 de Diciembre de 2006, relativo a las Declaraciones Nutricionales y de Propiedades Saludables de los Alimentos.

    Hay que tener en cuenta que en los considerandos del citado Reglamento se señala, asimismo, que esta norma se hace con el fin de estimular la investigación y el desarrollo de la industria agroalimentaria.

    Y el hecho de que el consumo de productos alimenticios pueda tener efectos saludables no debería preocuparnos, siempre y cuando esos efectos se correspondan con la realidad. Pero a la hora de legislar sobre esta materia, no debe olvidarse que estimular la investigación y el desarrollo de la industria agroalimentaria es un objetivo nada desdeñable en la sociedad en que vivimos, y que esta investigación y desarrollo proporcionará importantes beneficios al consumidor. Cada vez es más necesario un juicio prudencial para abordar el fenómeno de la comunicación comercial, sin partir de reflexiones no suficiente maduras o contrastadas y también de una concepción del ciudadano medio que nada o muy poco tiene que ver con la realidad.

    Famosos

    ¿De verdad el hecho de que famosos o profesionales participen prescribiendo un producto puede analizarse como cuando esos famosos o profesionales, estaban mucho más lejanos de un consumidor medio, o deberíamos hacerlo como ahora percibe ese consumidor medio a un personaje público o a un famoso?

    ¿No será que nos hemos quedado anclados en unas concepciones de la realidad que nada tienen que ver con ésta? Creo que la legislación actual sobre la publicidad de los alimentos, es más que suficiente, por no calificarla de excesiva, y también que en algunas ocasiones, al interpretar estas normas, echo de menos un análisis más basado en el tiempo en que vivimos y que considere de verdad que el consumidor al que se le dirige la publicidad está normalmente informado y es razonablemente atento y perspicaz.

      • Autor
      • Redacción