• Más Anuncios

    “El target femenino ha cambiado más que ningún otro para muchos de nuestros clientes, y eso supone un desafío”

    Julie Winskie, presidente para el mercado americano y máxima responsable de clientes de Porter Novelli

    • Redacción 15 abril 2010
  • Publicamos la segunda parte de la entrevista con Julie Winskie que se publica en el último número de la revista Anuncios. Julie Winskie es, aparte de sus cargos en Porter Novelli, socia fundadora de G23, consultora propiedad de Omnicom integrada por mujeres directivas que ayudan a los clientes a comprender y aprovechar el poder de la economía femenina. En esta misma línea, es consejera y socia fundadora del grupo de directivos de marketing Brand50 y participante en la Cumbre de las Mujeres más Poderosas de la revista Fortune.

    En este sentido, le preguntamos por su interés por el asunto de la mujer en la empresa, y si cree que hay un estilo femenino de gestionar y dirigir compañías. Asimismo, le planteamos que resulta fácil entender que las mujeres constituyen un target básico para algunas marcas, pero, ¿por qué es necesario o bueno postular o reafirmar la causa de la mujer en el mundo de la empresa?

    Su respuesta es: “Tengo una profunda pasión personal por este asunto en un nivel más social que parte de la creencia de que todos debemos trabajar para asegurar que les mujeres y niñas de todo el mundo pueden incorporarse activamente al comercio libre. Cuando eso sucede, hay una correlación directa con economías más estables, niños más sanos y reducción de los efectos de la guerra y la pobreza. Ése es el nivel básico por el que defender en términos generales la presencia de la mujer en la fuerza de trabajo.

    “De hecho, no creo en los estereotipos hombres contra mujeres en el ámbito laboral, pues podrías emplear los mismos argumentos en relación con cualquier grupo diferenciado y diverso. En ese nivel, creo que debemos esforzarnos por tener una conciencia cultural que haga de los ámbitos laborales –especialmente en los rangos más altos–, ambientes igualmente hospitalarios para todos, de forma que cualquier adulto pueda brillar y liderar si es capaz de ello. Creo que ésta una cuestión básica y la mayoría de las mejores y más preclaras empresas así lo ve en todos los sentidos, no sólo en el de las mujeres.

    “La discusión es mucho más interesante (y ahí me gustaría centrarme) cuando se trata de ayudar a los clientes a ver cómo pueden tener en cuenta la fuerza económica que más crece en el mundo en estos momentos –tanto en mercados desarrollados como subdesarrollados–, que son las mujeres como protagonistas de intercambio de productos y servicios. El target femenino ha cambiado más radicalmente que ningún otro para muchos de nuestros clientes, y eso supone un desafío para sus modelos de negocio. Hay más mujeres que nunca con altas cantidades de dinero disponible y mucha capacidad de decisión. La diferencia es notable incluso con la generación inmediatamente anterior.

    “En muchos sectores tradicionalmente orientados al hombre como coches, seguros, construcción e inversiones, hay ejemplos de compañías innovadoras que están ganando por mucho a su competencia porque han prestado atención a estas necesidades cambiantes [de las mujeres]. En muchas culturas, la incidencia de los pequeños negocios propiedad de mujeres está creciendo exponencialmente. Sus necesidades son sustancialmente diferentes en muchos niveles, pero las compañías de B2B que intentan ofrecerles sus servicios no logran ser completamente relevantes para ellas.

    “Las mujeres y las chicas jóvenes son dos de los segmentos de mayor crecimiento en sectores muy lucrativos, como las apuestas. La mayoría de las compañías ha llegado a percibir esta realidad, pero, ¿que pasaría si incorporaran activamente estos insights a sus procesos de desarrollo desde el principio y construyeran mercados alrededor de ese conocimiento? El retorno de la inversión (y el impacto económico potencial) podría ser muy grande.

    Cambio radical

    “Finalmente, una consecuencia interesante de la recesión y la pérdida de puestos de trabajo en algunos mercados desarrollados como el estadounidense es el cambio radical en las proporciones de hombres y mujeres en las empresas debido a que hay muchos hombres que están perdiendo sus trabajos. El impacto de este hecho es muy, muy nuevo, pero sin duda plantea a los anunciantes el reto de poner el foco en la mujer. En algunos de estos mercados, los hombres y otros miembros de la familia se han convertido en cuidadores de niños y encargados de la compra doméstica, al tiempo que se producen otros grandes cambios culturales. Si esto es algo que permanecerá o no es otra cuestión y será interesante ver cómo evoluciona. Potencialmente, las compañías inteligentes pueden proporcionar mucho valor a familias en dificultades que tratan de adaptarse a estos tiempos tan complicados”. 

    Lee la entrevista con Julie Winskie en el número 1324 de ‘Anuncios’.

      • Autor
      • Redacción