• Noticia | Otras noticias

    Editorial 1394: El incierto lugar de la publicidad

    La publicidad debe ser muy consciente, y más en los tiempos tan políticamente correctos en que vivimos, de los terrenos que pisa y las compañías con que se la ve en público. Ni siquiera la publicidad exterior,...

  • La publicidad debe ser muy consciente, y más en los tiempos tan políticamente correctos en que vivimos, de los terrenos que pisa y las compañías con que se la ve en público. Ni siquiera la publicidad exterior, el único medio estrictamente publicitario, se libra de las situaciones grotescas, inoportunas, divertidas, absurdas o directamente ofensivas en que pueden incurrir los anuncios cuando aparecen junto a determinados contenidos o asociados a ciertas situaciones. La publicidad no es normalmente un invitado al que se espere y nada hay tan agradecido (los políticos, tertulianos y articulistas lo saben demasiado bien) como criticarlo en cuanto da un paso en falso, sea éste aparente o real. Uno de esos posibles pasos en falso es el que citábamos al principio, aparecer junto a determinados contenidos en los medios. En esta misma página se ha hablado del mal efecto que puede causar, si hablamos de los vídeos online, el que aparezca un anuncio en preroll junto a una noticia luctuosa o, siguiendo en el ámbito online, los criticable que puede resultar para muchos consumidores que las marcas hagan publicidad en páginas web dedicadas a la descarga ilegal de contenidos protegidos por derechos de autor. En las últimas semanas ha tenido protagonismo en los medios un caso que podemos […]

      • Autor
      • Redacción

Artículos relacionados