• Noticia | Otras noticias

    Editorial 1423: Una oportunidad para Apple

    El caso del centenario anuncio luminoso de Tío Pepe y su probable no retorno a su histórica ubicación en la Puerta del Sol madrileña ha llevado a la obra publicitaria a un terreno en el que normalmente no se...

  • El caso del centenario anuncio luminoso de Tío Pepe y su probable no retorno a su histórica ubicación en la Puerta del Sol madrileña ha llevado a la obra publicitaria a un terreno en el que normalmente no se la encuentra, que es el de su consideración como patrimonio cultural. Son pocas las obras que han logrado ese estatus, el cual les ha permitido su indulto, convirtiéndolas en excepciones de las leyes nacionales o las ordenanzas locales, y sólo por eso deberían merecer el apoyo de toda la profesión publicitaria. Por encima de El Sol o de Cannes Lions, el reconocimiento de su valor histórico y cultural es lo máximo a lo que pueden aspirar una obra publicitaria y sus autores. Dicho esto, parece que el conflicto se circunscribe a un acuerdo entre la propiedad y la nueva inquilina del inmueble, la estadounidense Apple, dado que no se trata de una obra protegida, sino simplemente de una pieza publicitaria que tiene un permiso excepcional para ser exhibida al margen de las prohibiciones generales. Lo cual no quiere decir que no se pueda pedir su restitución y, en ello, la publicidad tiene bastante que decir. Si todo depende de la actitud de la marca de la manzana al respecto, habría que […]

      • Autor
      • Redacción

Artículos relacionados