• Más Anuncios

    Televisión e internet: la conexión imparable

    La red jugará un papel fundamental en la evolución del medio televisivo

    • Redacción 23 septiembre 2013
  • Al respecto de cómo las marcas están reaccionando ante la televisión conectada, Roberto Porras, gerente de captación en Movistar TV, cree que los anunciantes “son cautos a la hora de invertir su presupuesto publicitario porque no ven retorno en las posibles acciones que esta relación de tv e internet permiten. Sobre todo, porque aún no hay audiencia. Y no está fijado el coste de llegar a clientes por esta vía. Ni el posible retorno. En este momento la publicidad que se está empleando en la televisión a través de internet, o es la misma que la comercializada para la emisión vía TDT, o se limita a cortinillas durante la emisión de los contenidos bajo demanda. Es decir, “modelos publicitarios tradicionales de televisión” o “modelos publicitarios tradicionales de online””.

    Aun así, Porras se muestra convencido de que “el disfrute de la televisión a través de internet abre la puerta a la interactividad (canal de retorno del usuario). A un mejor conocimiento de la audiencia. Y a la interacción entre múltiples dispositivos. La publicidad adquiere los atributos de segmentada, dirigida, participativa y cross-media. Estos atributos, deben ser explotados por parte de los anunciantes”.

    Más datos sobre el estudio de eficacia y Smart TV

    El estudio internacional sobre la eficacia publicitaria en la Smart TV, realizado por Smartclip y LG con la colaboración de Nielsen, revela también que la cifra global de este tipo de televisores en los cinco mercados analizados (Reino Unido, Alemania, España, Rusia y Australia) alcanzó los 12,7 millones de unidades en el primer trimestre de 2013 y que el interés por estos dispositivos está creciendo entre los consumidores, lo que abre una plataforma en auge para los anunciantes.

    Shirlene Chandrapal, vicepresidenta de TV conectada en Smartclip, comenta al respecto en el comunicado emitido junto a los datos de la investigación que: «El estudio ha demostrado que los anuncios en Smart TV, combinados con anuncios en televisión tradicional son capaces de aumentar la efectividad y el interés de los espectadores. Y que la Smart TV sigue siendo un medio principal que une a la familia en la sala de estar. La televisión tradicional está perdiendo usuarios en favor de la Smart TV y es que su interactividad genera un lazo más profundo entre el espectador y el contenido que se está viendo, incluyendo la publicidad».

    Conectando a la familia

    A pesar de la adopción de múltiples dispositivos, la TV sigue siendo considerada como el dispositivo principal en el hogar. Además, el 80% de los usuarios de Smart TV en el estudio optan por utilizar su Smart TV también para el acceso a internet. De hecho, el 81% declara que la conectividad fue una de las principales razones por las que se decidieron a adquirir una Smart TV.
    El estudio también revela que la Smart TV sigue siendo el centro del salón; casi el 80% de los usuarios del estudio la ven con la familia o amigos. Además, el perfil de audiencia de Smart TV es un target difícil de alcanzar con la publicidad; compuesto por individuos de entre 20 y 49 años, con un nivel de educación superior a la media y con alto poder adquisitivo.

    Según Chandrapal, “creando campañas interactivas y relevantes para Smart TV, las marcas pueden localizar más fácilmente la influencia de su contenido y medir la participación y las acciones resultantes. En todo el mundo los usuarios ahora buscan una experiencia visual más conectada, y aquí las aplicaciones e Internet tienen un papel muy importante, por lo que es imprescindible que las marcas midan si están logrando esta conexión con los usuarios. Este estudio ha revelado que las Smart TV tienen un enorme potencial para atraer al público y esperamos ver más y más anunciantes aprovechar esta plataforma de maneras cada vez más creativas».

    Para conclusiones adicionales de este estudio, así como la metodología y el informe completo, pincha aquí

    Google y Apple

    El pasado julio, Google presentaba Chromecast, un dispositivo USB que enchufado al televisor permite a un usuario, mediante conexión a internet, ver en la pantalla los vídeos que esté visionando en su ordenador, su teléfono inteligente o su tableta. El dispositivo salió a la venta al precio de 35 dólares y por ahora solo está habilitado para vídeos incluidos en YouTube (propiedad de Google) y Netflix. Hasta ahora, el producto televisivo más conocido de Google era Google TV, un servicio de televisión inteligente con conexión web que fue lanzado en 2010 sin que por el momento haya tenido un gran impacto. Chromecast supone una competencia para Apple TV, un receptor digital multimedia fabricado y distribuido por Apple que permite reproducir en televisiones de alta definición contenido multimedia desde la iTunes Store, YouTube, Flickr, iCloud, Vimeo, Netflix o desde un ordenador con Mac OS X o Windows con ITunes. La ventaja de Chromecast frente al producto de Apple es su precio, pues éste cuesta 99 dólares, según informa la revista Advertising Age.

    El Botón Rojo: la sencillez como dogma

    La oferta de RTVE en cuanto a televisión conectada fue lanzada el pasado 5 de septiembre. Tal y como explica Francisco Asensi, el Botón Rojo de RTVE tiene como uno de sus objetivos aportar sencillez al uso del televisor conectado. “El nombre del servicio precisamente evoca al hecho de que tan sólo con pulsar el botón rojo del mando remoto de la televisión se accede al contenido interactivo que los diferentes canales de TVE ponen a disposición de la audiencia. El Botón Rojo se ha construido sobre un estándar de amplio consenso como es HbbTV (Hybrid Broadcast-Broadband Television) que ha sido apoyado por RTVE desde sus inicios y que cuenta con el respaldo de un gran número de televisiones a nivel europeo además del de los fabricantes”, señala Asensi.

    El Botón Rojo permite acceder a más 90.000 horas de programas de TVE, las noticias y resultados deportivos, la programación de Clan y la última hora informativa, además de posibilitar la participación de la audiencia en los programas en antena. “Cuál será la imagen final de la televisión del futuro en unos años es difícil de predecir pero parece claro que va a asentarse sobre la conectividad y el Botón Rojo es una forma de inaugurar ese futuro”, comenta.

      • Autor
      • Redacción