• Más Anuncios

    Excelencia local: unos ejemplos y una reflexión

    La calidad creativa nacional no se circunscribe a Madrid y Barcelona

    • Redacción 24 julio 2015
  • Un renacimiento a la italiana, de Utopicum para el restaurante Miami, y Festival Internacional de Música Pórtico de Zamora, de Martinde Arte Comercial, no son campañas de las que el sector esté hablando, o que el sector esté criticando, que suele ser lo habitual, pero han proporcionado en fechas recientes grandes satisfacciones a sus responsables.

    La primera recibió el premio en la categoría de Campaña Global de los Premios Alce, que organiza 361º, Asociación de Agencias de Publicidad de la Provincia de Alicante; ya la segunda, el galardón a la mejor campaña en los Premios Inspira, promovido por Foro Ingenio, entidad que agrupo a agencias y profesionales de la creatividad de Castilla y León.

    Estos premios son una muestra más de la iniciativa de las asociaciones publicitarias locales (también hay otras en España que organizan sus propios premios) y las campañas, un ejemplo del buen trabajo creativo que se hace fuera del consabido eje Madrid-Barcelona. Sobre esta realidad reflexiona en el texto que sigue David Torrejón, director general de la Asociación General de Empresas de Publicidad.


    Otras ligas, también emocionantes

    Unos días después de El Sol, en Alicante se entregaron los Premios Alce, convocados por la Asociación de Empresas de Publicidad de esa provincia, llamada 361. Y mientras en Cannes se dirimían los galardones a las mejores campañas del mundo, en Valladolid se entregaban los premios Inspira, convocados por la asociación de agencias de Castilla León, llamada Foro Ingenio.
    En este último caso tuve la fortuna de actuar de jurado y asistir a la entrega de premios. Y lo que allí vi fue un alto nivel general y, especialmente en algunas categorías, trabajos que podrían competir perfectamente a escala nacional (un reciente Laus lo confirma) e internacional. Pero, sobre todo, lo que pude apreciar fue esa emoción y ese orgullo de formar parte de una profesión que hoy tanto echamos a faltar en otras citas de ligas supuestamente superiores. Por lo que sé de primera mano, lo mismo se puede aplicar a los premios Alce.
    Y es que ese entusiasmo que tanto envidiamos cuando acudimos a certámenes como el Ojo de Iberoamérica o el FIAP, está también aquí, pero no alcanzamos a verlo desde los grandes centros de producción. Y es un entusiasmo augura muchas cosas buenas que seguro llegarán cada vez con más frecuencia de otros centros de creación que no son Madrid o Barcelona. Valladolid o Alicante están tan cerca del centro de Madrid, por ejemplo, como Alcorcón, tanto en tiempo de viaje como en coste del traslado. Nos queda mucho para tener un mercado como el de Estados Unidos donde agencias situadas en lugares insospechados compiten a nivel nacional, pero no dudo de que ese día llegará. La tecnología lo hace cada vez más fácil y el talento unido al entusiasmo, cada vez más probable.

    David Torrejón
    Director General de la Asociación General de Empresas de Publicidad (AGEP)

      • Autor
      • Redacción