• Más Anuncios

    Y no es ciencia ficción

    Una campaña de China para WWF España y el Museo del Prado

    • Redacción 16 diciembre 2019

  • Accede a la campaña

    El paso de la laguna Estigia, del pintor flamenco Joachim Patinir, sin agua; El Quitasol, de Francisco de Goya, en mitad de un campo de refugiados climáticos (un destino para 1.500 millones de personas si la temperatura aumenta 1,5º); Felipe IV a caballo, de Velázquez, con el agua hasta el cuello del equino por una inundación, y Los niños en la playa, de Joaquín Sorolla, reviviendo las terribles imágenes reales de multitud de peces muertos en el Mar Menor. Seguramente, esta acción de WWF España y el Museo del Prado ha sido una de las más clarividentes, impactantes y virales de cuantas se han llevado a cabo durante la celebración en Madrid de la Cumbre del Clima y que llegó hasta las pantallas de Callao City Lights, en el corazón de Madrid.

    Bajo el lema Si cambia el clima, cambia todo, la iniciativa pretendía evidenciar los desastres a los que está expuesto el planeta (y la vida en él) si se produce un aumento de la temperatura por encima de los 1,5ºC, el límite que los científicos fijan para evitar los peores daños y las consecuencias impredecibles. La celebración en Madrid de la COP25, que se ha desarrollado en la capital durante las dos últimas semanas (y que debía haberse celebrado en Chile), situaba a Madrid como uno de los centros mundiales de la atención política y mediática y, por eso, señalaba Juan Carlos del Olmo, Secretario General de WWF España, querían “aprovechar la oportunidad para enviar un mensaje de acción a todo el mundo a través del lenguaje universal que es el arte. Y para ello no puede haber mejor aliado que el Museo del Prado, una institución reconocida y una caja de resonancia mundial que además está celebrando su 200 aniversario”.

    La elección de las cuatro obras de arte de la pinacoteca española alertaba, así, sobre cuatro de las amenazas asociadas a la crisis climática: el aumento del nivel del mar, la extinción de las especies, el drama de los refugiados climáticos o la desaparición de los ríos y cultivos por la sequía extrema.

    El desarrollo creativo de la campaña fue realizado por China bajo la supervisión de los responsables de conservación del museo, y se ha difundido en distintos soportes digitales de todo el país, en las redes sociales, con el hashtag #LoCambiaTodo, y en la calle, con la difusión del vídeo en las pantallas de Callao City Lights. Además, la acción ha sido recogida en numerosas informaciones de otros tantos medios de comunicación.

    Reciclaje

    Paralelamente, Callao City Lights, que comercializa las pantallas exteriores de los Cines Callao, ha querido aliarse con la celebración de la cumbre con un mensaje en sus pantallas para concienciar a la población de la necesidad de reciclar los plásticos. El vídeo emitido en las pantallas señala que “Cada año tiramos más de 8 toneladas de plástico al mar. Reciclar ya no es una opción. Es una obligación” (al tiempo que se recordaba a los espectadores que a la salida de las dos salas de los Cines Callao se encuentran sendos contenedores donde depositar los envases de plástico y el papel).

      • Autor
      • Redacción