• Opinión

    ATP… ATP… …y punto final; por Francisco González Romero

    El pasado 4 de agosto se  publicó en el Boletín Oficial del  Estado la admisión por el  Ministerio de Empleo y Asuntos  Sociales del acuerdo de disolución  de la Asociación Española de  Titulados y...

      • Autor
      • Editorial de Anuncios
    • 1 octubre 2012
  • El pasado 4 de agosto se  publicó en el Boletín Oficial del  Estado la admisión por el  Ministerio de Empleo y Asuntos  Sociales del acuerdo de disolución  de la Asociación Española de  Titulados y Profesionales de la  Comunicación, entre los  publicitarios veteranos conocida  como la ATP, y no es porque nos  dediquemos a jugar al tenis sino  porque nos referimos a una  institución profesional publicitaria  que ahora cesa en sus actividades  asociativas después de más de  cuarenta años de vida. (Se funda  en 1968, tres años antes de la  creación del Registro de  Profesionales tras la entrada en  vigor del Estatuto de la Publicidad  del 64. Historia pura.)  No es este momento, ni creo  que el lugar, para el panegírico de  la ATP (para mí siempre será la  ATP) sino simplemente para dejar  constancia del cese de su  actividad, y de la decisión  adoptada por sus socios de  traspasar en lo posible sus activos a  la Academia de la Publicidad,  como asociación de  fundamentación profesional  similar a la hoy cesada.

    Del pasivo,  las cuentas, ni hablamos. Aquí he  de agradecer a quienes me han  acompañado hasta la firma y  entrega de documentos oficiales  su ayuda y colaboración, con el  oportuno esfuerzo personal y  económico, pues ya venía de antes  el no disponer de fondos que  entregar a nadie.  La ATP, legalizada en el  ámbito de los sindicatos y las  patronales, no en el de las  asociaciones particulares, ha  organizado innumerables cursos y  seminarios en su tradicional sede  del Jardín de San Federico, donde  también se editaba su revista  Nueva Publicidad, y fue  representante profesional en muy  diversas esferas hasta las  modificaciones sindicales laborales  con la Constitución de 1978.  También organizó congresos y  foros nacionales e internacionales,  llegando a contar con la  Presidencia de Honor en el del 96  de SAR el Príncipe de Asturias, y  participando activamente en las  actividades de evaluación de las  enseñanzas universitarias de  Publicidad. La ATP ha mantenido  en todo momento su actividad  como consultor/perito de la  judicatura y para la hoy  Secretaria de Estado de la  Comunicación cuando así se le ha  requerido. 

    Colegiación 

    La ATP y sus Presidentes  históricos (J. Ernesto Rodríguez  del Alisal, Luis Rodríguez de  Sadia, Juan Manuel Mazo del  Castillo, Raimundo Muñoz,  Blanca Hidalgo) quisieron llegar  hasta la colegiación profesional,  parece ser que en momentos  legales poco oportunos, y tras la  última negativa por la  Comunidad de Madrid en 2001,  se efectuó una revisión de  estatutos, con criterios modernos,  agrupando en diversas secciones a  todos los profesionales de la  comunicación comercial española  ya incorporados a la ATP con  anterioridad (publicitarios y de  otras ramas del marketing y del  periodismo de empresa) y con una  gestión en la más actual línea  online. Pero, como se puede  apreciar, no se debió conseguir el  efecto deseado de impulsar el  espíritu asociativo de los  profesionales e incrementar un  cuerpo social que ha ido  disminuyendo vegetativamente  hasta su casi desaparición por  jubilación.  En nombre de su cuerpo social  de todos los tiempos y como su  último presidente, transmito el  agradecimiento de la ATP a todos  aquellos socios y/o sus familiares  que en su historia  han colaborado  con sus fines y  objetivos, así como  solicito la  disculpéis si ha  podido ofender o  perjudicar a  alguien, muy lejos  de nuestra real  intención. No es  grato para mí  remitir este comunicado a los  medios profesionales. Creo que es  mi obligación. Amables lectores  recibid un cordial saludo y… hasta siempre ATP.     

     Francisco González Romero. 

    Presidente de la ATP y de su  Comisión Liquidadora