• Opinión

    Con o sin Facebook

    Hace cuatro años presenté mi novela más ambiciosa, Tango para un copiloto herido. La presentación se hizo en el Teatro Alfil con una dramatización profesional de una escena. A continuación, nada menos que...

    • 17 marzo 2014
  • Hace cuatro años presenté mi novela más ambiciosa, Tango para un copiloto herido. La presentación se hizo en el Teatro Alfil con una dramatización profesional de una escena. A continuación, nada menos que Carmen Posadas tuvo la amabilidad de entrevistarme. Hubo como cincuenta amigos que acudieron y al día siguiente no pasó gran cosa. Hace unos días, Ana y Manu, de la Miami Ad School, me acogieron en su escuela para presentar Escríbeme una foto. También hubo una dramatización y en este caso fue Gervasio, hermano de Carmen, también escritor y ex publicitario, quien me hizo la entrevista. A pesar de ser el primer viernes con buen tiempo en semanas y de coincidir con el Smile Festival, pasaron más de 90 personas y la repercusión en mis perfiles y el de la editorial La Discreta fue muy grande. Incluso se vendieron bastantes libros a través de la web.

    ¿Cuál ha sido la diferencia? Hace cuatro años yo apenas estaba en Facebook ni Twitter. En esta última apenas estoy porque el tiempo que tenemos los navegantes de la crisis es limitado. En cualquier caso, los 600 amigos que he cosechado en Facebook, más los que ha cosechado la editorial, más los amigos de mis amigos han hecho la diferencia.

    Naturalmente, esto no quiere decir que se vaya a agotar la edición. Ni siquiera que su repercusión mediática vaya a ser más importante. Sin ser consciente de ello y sin haberle dedicado apenas esfuerzo, en este tiempo mi red personal se ha incrementado enormemente. De cincuenta amigos dispuestos a dedicarme una hora de su vida he pasado a noventa y esos a su vez han alcanzado a otros cientos.

    David Torrejón, director editorial de Publicaciones Profesionales