• Opinión

    Internet, en la ola de la novedad

    Ya se ha convertido en un tópico aludir a que internet es el único medio que mantiene cifras positivas de inversión en medio de la ya larga crisis que asuela el mercado de la publicidad en España. Dejando a un...

      • Autor
      • Editorial de Anuncios
    • 22 octubre 2012
  • Ya se ha convertido en un tópico aludir a que internet es el único medio que mantiene cifras positivas de inversión en medio de la ya larga crisis que asuela el mercado de la publicidad en España. Dejando a un lado las dudas e incertidumbres que pueden suscitar las cifras de inversión que se manejan (no deja de resultar paradójico, en opinión de muchos, que el medio crezca tan sostenidamente en una época de recortes tan brutales), sí cabe admitir que internet está resistiendo bastante mejor que otros los embates de la situación. Coadyuva a ello el hecho de que siempre parece haber, en el entorno interactivo, nuevos ámbitos o soportes que llaman la atención de los anunciantes y sus agencias y atraen un determinado montante de inversión (el efecto moda nunca es desdeñable en este terreno). Cabe suponer que ese montante se detrae de medios más tradicionales, aunque también hay nuevos jugadores que se suman a la actividad publicitaria digital y enriquecen el número de marcas activas en este entorno.

    Los profesionales consultados en el especial que dedicamos a internet en este número apuntan básicamente, al hablar de los fenómenos que en este momento impulsan la inversión, al vídeo online y los dispositivos móviles. El primero ha visto crecer muchísimo el inventario disponible (sobre todo de calidad profesional, lo que es básico para los anunciantes) y cualquier internauta mínimamente atento se habrá dado cuenta de su proliferación. Hay producciones audiovisuales cuya planificación se ciñe en gran medida a la red mientras que otras marcas, sobre todo las de gran consumo, encuentran en el vídeo online un complemento muy adecuado para sus planificaciones en televisión. El éxito del formato, que por otra parte podrá evolucionar hacia una creciente interactividad, no hace sino demostrar, una vez más, que la narración audiovisual es un arma muy poderosa a la hora de contar historias y atraer a cualquier tipo de público.

    Los dispositivos móviles generan una inversión, la destinada a las populares apps, que no puede considerarse en puridad internet, pero en cualquier caso su ubicuidad, especialmente en España, donde la crisis no nos ha impedido convertirnos en el mercado europeo con mayor índice de teléfonos inteligentes, y los crecientes accesos desde ellos a redes sociales, buscadores y sitios de comercio electrónico van a seguir acelerando el crecimiento de la inversión publicitaria en los mismos. El factor local, como se señala en uno de los artículos de opinión que aparecen en el número, va a ser aquí un factor de notable relevancia.

    También en internet el contenido de marca está ganando presencia (es otro de los asuntos de moda), y en el terreno de los retos para el medio, dos bien distintos: uno, el aprovechamiento de las posibilidades de la televisión conectada y de la conexión en tiempo real con las llamadas segundas pantallas, que abre muchas posibilidades a las marcas, sobre todo en el terreno promocional; y dos, el que se plantea en el ámbito de la privacidad de los usuarios: el sector y los legisladores deben encontrar un terreno de entendimiento en el tema de las cookies, al que se ha aludido repetidamente en este espacio, para que el negocio publicitario de la red, y ésta en su conjunto, pueda prosperar, y para que, al tiempo, los usuarios no sientan invadida su privacidad, aunque la simple observación muestra que éstos no parecen tener una sensibilidad exacerbada respecto a este asunto.