• Opinión

    Agustín Vivancos BN JULIO 2021

    Just do it

    ¿Rechazáis marcas que tienen productos que no son demasiado buenos? Claro. Y despedimos clientes. La respuesta es de Dan Wieden, cofundador de Wieden + Kennedy. En los últimos años, la agencia rescindió el...

      • Autor
      • Agustín Vivancos
    • 7 junio 2021
  • ¿Rechazáis marcas que tienen productos que no son demasiado buenos?

    Claro. Y despedimos clientes.

    La respuesta es de Dan Wieden, cofundador de Wieden + Kennedy. En los últimos años, la agencia rescindió el contrato con Chrysler por desavenencias sobre la estrategia creativa y, más recientemente, se hicieron públicas las dudas sobre si seguir trabajando con Facebook por ser poco intransigentes ante los discursos de odio. Sin embargo, Nike y Wieden + Kennedy caminan de la mano desde el año 1982.

    Esto explica dos cosas: Los principios importan y la confianza, todavía más. El día que Estados Unidos amaneció con la cara de Kaepernick bajo el logo de Nike y la frase Cree en algo. Incluso si implica sacrifi – carlo todo, la gente jaleó la valentía de la marca, sus acciones alcanzaron su máximo histórico y las ventas subieron un 31%. Pero no fue un caso de combustión espontánea o genialidad aislada de Nike. La semilla para llegar a esa lona se había plantado casi 40 años antes, el día que Wieden + Kennedy, desde sus entonces minúsculas ofi cinas de Portland, galvanizó un movimiento social y de consumo bajo el claim Just Do It.

    La primera vez que Phil Knight, cofundador de Nike, escuchó esa frase, dijo: “No necesitamos esa mierda”. Wieden respondió: “Confía en mí”, Knight cedió y el resto es historia. Es imposible construir confianza en días. No existe en el deporte, no existe en las relaciones personales y tampoco existe en política. ¿Por qué, entonces, los plazos en el sector de la publicidad son tan cortoplacistas? ¿Cómo se puede construir una relación basada en la confianza si solo disponemos de meses o, en el mejor de los casos, un par de años?

    Si Nike apoya a Kaepernick en su lucha contra el racismo es porque tiene autoridad. Porque sostiene esa narrativa desde 1988, desde que estrenó Just do it con Walt Stack, un runner octogenario que cada mañana recorría 25 km en la bahía de San Francisco. Básicamente, Nike desde el principio decidió defender la fe y las ganas por encima del éxito. La lona de Kaepernick no pretendía vender zapatillas, sino recordar, una vez más, los valores de la marca. Siempre, detrás de un buen trabajo creativo hay una gran relación. Con discrepancias, y tensiones, pero una relación en la que, al final, una de las dos partes saca a la otra de la zona de confort (funciona de forma bidireccional) hasta conseguir lanzar un trabajo de conversación de sobremesa, que son, básicamente, los mejores trabajos.

    DDB necesitó diez años de relación con Volkswagen para poder lanzar el mítico It’s ugly but it gets you there (es feo, pero te lleva) para el modelo Beetle. Y Levi’s no hubiese rodado el controvertido spot dirigido por Michael Gondry en 1995 (con adolescentes, preservativos y un padre farmacéutico) si BBH no fuese su agencia desde la década de los 80. Todo se reduce a la confianza. Y la confianza requiere tiempo.