• Opinión

    Los internautas españoles: quiénes son y quiénes no son; por José Andrés Gabardo

    Cada vez que publicamos una oleada del Estudio General de Medios (EGM), los diferentes soportes aguardan impacientes por conocer los resultados registrados en la última oleada: quién sube con respecto a la...

      • Autor
      • Editorial de Anuncios
    • 27 junio 2014
  • Cada vez que publicamos una oleada del Estudio General de Medios (EGM), los diferentes soportes aguardan impacientes por conocer los resultados registrados en la última oleada: quién sube con respecto a la competencia, quién tiene la labor de mejorar los datos de cara a la siguiente fase y quién ha quedado sorprendido ante el respaldo (o el desamparo) por parte de la audiencia.

    Pero además de esos datos, extraemos otras informaciones con un perfil más socio-demográfico que nos ayudan a comprender cómo se comportan nuestros paisanos ante ciertas actividades que, como el acceso a la red, resultan cada vez más relevantes en nuestras vidas cotidianas. Aunque el uso de internet está muy integrado en gran parte de la población, la realidad demuestra que aún queda mucho camino por recorrer para insertar a aquellos usuarios que por cuestiones económicas, de edad o sexo mantienen una relación aún distante con el mundo digital.

    Hombres vs mujeres, la brecha se cierra

    Gracias a los datos recogidos en la primera oleada del EGM, tenemos una visión reciente de las tendencias que marcan la forma de actuar de los españoles y las españolas a la hora de usar internet. En ese sentido, lo primero que descubrimos es que a nivel de sexos se han acortado distancias entre hombres y mujeres que no acceden a la red; si bien las mujeres no internautas representan un 34,9%, el dato es algo menor para los hombres, que desciende hasta el 27,6%.

    Aunque en España la brecha digital sigue marcando diferencias, poco a poco se van unificando niveles de uso que a un ritmo lento trasladarán a los internautas a una sociedad digital completa.

    Cuando la edad no es sinónimo de experiencia

    A día de hoy los niños de 4 a 14 años acceden a internet de manera casi natural, lo que nos hace pensar que cuando alcancen su mayoría de edad se superará el 90% de penetración en nuestro país. De manera que gracias a ellos, dentro de muy pocos años lograremos posicionarnos como una sociedad plenamente integrada en el universo digital.

    No obstante, el problema de la población mayor se sitúa en la franja de los 55 a los 64 años, un colectivo que aunque en muchas ocasiones cuenta con los dispositivos necesarios, no sabe sacarles todo el provecho porque se encuentran en fase muy inicial a nivel de usuario. En peores circunstancias parecen encontrase los mayores de 65 años, cuya baja penetración actual, inferior al 30%, es muy difícil de revertir y condena irremediablemente a este colectivo al analfabetismo digital.

    Razones económicas, una brecha social

    Quienes pertenecen a la clase media-baja o baja también tienen algunas reticencias que superar para incorporarse de pleno a la sociedad digital. Sin duda, la crisis económica ha provocado que este segmento haya perdido el tren que les conducía directamente a la adaptación a internet y, por tanto, su nivel de crecimiento como usuario es más lento que en otros estamentos sociales.

    Parece demostrado que el abaratamiento de los precios para navegar por la red ha favorecido la integración de personas que hasta hace poco se consideraban no internautas; lo que marca un camino muy recomendable para no dejar atrás a los colectivos más afectados por la crisis.

    Protagonistas de este momento digital: mensajería instantánea y redes

    La cara positiva del acceso a Internet la representan aquellos usuarios que tienen un amplio conocimiento de la red y de los dispositivos que les conducen hasta ella. Para ellos, el principal motivo de navegación viene derivado por cuestiones de ocio, ya que el 95% se conecta desde casa a través de un ordenador portátil, de la tableta o del smartphone.

    Quien reina en este ámbito es el teléfono móvil, que actualmente cuenta con el apoyo de más del 75% de los internautas. Su facilidad de uso permite compartir experiencias a través de aplicaciones de mensajería instantánea como WhatsApp, Facebook o Line para unos españoles que cada vez más se suman a las redes sociales.

               

    José Andrés Gabardo es director técnico de AIMC